CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Celebrities

“Me dijeron que no muchas veces…”, Lily Collins se confiesa sobre su nuevo proyecto en París

La actriz está feliz de poder interpretar a una extranjera en Europa después de años de lucha.

Lily Collins

ESTADOS UNIDOS.- La actriz Lily Collins, de 31 años de edad, protagoniza ‘Emily en París’, la nueva serie de Netflix que se ha convertido en una de las favoritas del público tras su estreno el pasado 2 de octubre. Y que la dejó tan encantada que le gustaría hacer una segunda temporada de la historia creada por Darren Star, que se caracteriza además por su diseño de modas.

La serie narra la vida de Em, una ‘millennial’ que trabaja como ejecutiva de marketing en una importante empresa de Chicago. Y al presentarse la oportunidad, no duda en mudarse a París para llevar las redes sociales de una firma de lujo, aunque no domine el idioma y sus nuevos compañeros de trabajo no se la pondrán nada fácil, además de diversos rollos sentimentales.

“Llevaba tiempo queriendo hacer una serie sobre una extranjera que vive en París. A los 19 años, cuando recorrí Europa en verano con la mochila, aterricé en la ciudad y me enamoré de ella. Pensé que estaría bien compartir esa sensación con el público”, compartió la actriz en entrevista con la revista Cosmopolitan.

“Me recuerda a mí cuando era más joven y pensaba en proyectos ambiciosos y no me daba miedo perseguir mis sueños. Me dijeron que no muchas veces y también me rechazaron en montones de audiciones al principio de mi carrera. Si me hubiera resignado no estaría haciendo lo que hago ahora”, recordó Collins, quien hoy se encuentra satisfecha del éxito del proyecto y de la buena acogida que ha tenido entre el público.

“Este papel le ha dado a Lily la oportunidad de dejar que brille su personalidad. Es una mujer maravillosa y auténtica, con un encanto y simpatía innatos. Lo dio todo”, comentó a su vez Darren Star, creador de la serie, quien cuenta en su equipo a la fashionista Patricia Field: “El optimismo es el punto común en todos mis diseños: los colores, los conjuntos atrevidos y la idea de que cualquier mujer puede ir a su armario y recombinar lo que tiene ahí de formas que no se le habrían ocurrido”, dijo la diseñadora.