CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

América

“¡Vendido, fuera!”: lluvia de tomates y huevos ahuyenta a excandidato opositor en Bolivia

Marco Pumari, es exaspirante a la vicepresidencia y compañero de fórmula de Luis Fernando Camacho por el partido Creemos.

bolivia

LA PAZ, (Bolivia).- Marco Pumari, candidato a vicepresidente y compañero de fórmula de Luis Fernando Camacho por el partido Creemos, recibió una lluvia de tomates y huevos de electores de Potosí, al sur de Bolivia, entre varios enfurecidos. Todo, porque su postulación habría dispersado el voto contra el Movimiento al Socialismo (MAS), que venció cómodamente con el candidato Luis Arce.

Un aspirante a la vicepresidencia por el partido de la derecha había dicho que iba a esperar en la puerta de la Catedral de la ciudad para recibir “los insultos y agresiones” de los potosinos, luego de haber recibido amenazas por las redes sociales contra él y su familia. “Vengo con el objetivo de que esos insultos y esas amenazas vengan a mi persona y no afecten a mi familia”, aseguró Pumari, uno de los líderes que impulsó las protestas que derivaron en la renuncia de Evo Morales en noviembre de 2019.

El grupo enardecido cumplió: “Potosí se respeta, carajo”, “vendido” y “fuera”, gritaron a Pumari varias decenas de manifestantes, que en el momento más tenso le lanzaron tomates, huevos y naranjas, e incluso trataron de agredirlo, según imágenes de la televisión y reseña de la agencia AFP. Pumari mantuvo su candidatura pese a que varios sectores de Potosí, de donde es originario, le habían pedido desistir para evitar que el voto contra el MAS se dispersara. 

El economista Luis Arce, delfín del expresidente Evo Morales, se impuso en primera vuelta de manera contundente ante el centrista Carlos Mesa, mientras Camacho, conocido como el “Bolsonaro boliviano”, y Pumari recibieron 14,17% de los votos. La diferencia del vencedor fue mayor a la prevista en las encuestas y dejó de lado cualquier posibilidad de que se de una segunda vuelta.

El líder potosino insistió en las denuncias de algunos sectores de derecha de un “nuevo fraude” en las elecciones de este 18 de octubre. Aunque esta posibilidad es remota luego de que el tribunal electoral fue depurado después de la caída de Morales.