CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Celebrities

¡Trágico! El triste presente del Vampiro Canadiense que brilló en la lucha libre de México

En la década de 1990 fue uno de los referentes de este deporte.

VAMPIRO CANADIENSE

MÉXICO.- El mundo de la lucha libre en México ha dejado increíbles figuras que han estado presente en la vida de muchas y muchos. Y una de esas estrellas que se recuerdan es Ian Richard Hodgkinson, mejor conocido como el “Vampiro Canadiense”. Pero que de forma muy trágica tiene un presente sumamente triste después de ser uno de los exponentes del rubro en la década de 1990. 

Hodgkinson se posicionó como uno de los contados luchadores extranjeros que logró sobresalir y ganarse el corazón de una gran cantidad de público en la AAA y el CMLL. Y fue justamente su paso por estas competiciones lo que le originaron graves secuelas, pues hoy en día padece Alzheimer y Parkinson. Lo que sin duda ha sido un duro golpe anímico y lo ha dejado en muy mal estado. 

Si bien es cierto que la vida de Ian nunca fue sencilla, siempre tuvo energías para sobreponerse a todo. Desde muy pequeño, vivió inmerso en problemas familiares que lo orillaron a tomar decisiones sumamente fuertes. De esta manera, trabajó en antros y bares y fue muchos años después cuando encontró la salida a sus problemas familiares gracias a la lucha libre. 

Antes tuvo que ser guardaespaldas en varios antros de Hollywood y buscó un gimnasio para poder ejercitarse y comenzar con su vida cercana al deporte. Por ello, uno de sus amigos le aconsejó ir a México para aprender el bello arte de la lucha libre y fue el 1 de enero de 1989 cuando estuvo en las puertas de la Arena México y gracias a Antonio Peña se convirtió en el Vampiro Canadiense que tantas veces voló de la tercera cuerda. 

Después de 20 años de una increíble carrera, le diagnosticaron Alzheimer y Parkinson, enfermedades que le han ocasionado la pérdida de memoria e incapacidad motriz, respectivamente. Además, el propio Vampiro asegura que hay veces que no recuerda a dónde se dirige cuando conduce y esta sensación le produce una enorme frustración al grado de romperse en llanto, por lo que su lucha sigue, en esta ocasión, fuera del ring