CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

USA

“Se expande el círculo de la paz”: Donald Trump pronostica acuerdos entre Israel y otros cinco países árabes

La presidencia de la Autoridad Palestina y el movimiento islamista palestino Hamás reaccionaron al anuncio.

Donald Trump

WASHINGTON, (Estados Unidos).- Al menos otros cinco países árabes quieren establecer relaciones con Israel, dijo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después de que Sudán se convirtió en la última nación de la región en acordar normalizar los lazos con el estado judío.

“Estamos expandiendo el círculo de la paz tan rápidamente gracias a su liderazgo”, se escuchó decir al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, un aliado cercano de Trump. En una declaración separada, Netanyahu elogió el “formidable cambio” por parte de Sudán. Mientras que la presidencia de la Autoridad Palestina expresó su rechazo al acuerdo, al igual que el movimiento islamista palestino Hamás, en el poder en la Franja de Gaza.

Trump dijo que más estados árabes quieren reconocer a Israel, incluida la potencia regional Arabia Saudita, hogar de las dos ciudades más sagradas del Islam. “Tenemos al menos cinco que se quieren sumar”, dijo el mandatario en la Casa Blanca, mientras mantenía una conferencia telefónica con los primeros ministros de Israel y Sudán. Emiratos Árabes Unidos y Bahréin también habían acordado normalizar sus relaciones con Israel.

AFP

Como parte del pacto para que Sudán abandone la lista negra del terrorismo, en la que está desde 1993, la Casa Blanca dijo que el gobierno en Jartum había depositado 335 millones de dólares destinados a las víctimas estadounidenses de atentados. Esto incluye indemnizaciones por los ataques de Al Qaida en 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, que dejaron más de 200 muertos.

“Pecado político”

El movimiento islamista palestino Hamás reaccionó al anuncio asegurando que la normalización de las relaciones entre Israel y Sudán anunciada en Washington, es un “pecado político” que perjudica tanto a los palestinos como a los sudaneses. “Se trata de un pecado político que perjudica al pueblo palestino y a su justa causa, perjudica también el interés nacional de Sudán y solo beneficia a Netanyahu”, el primer ministro israelí, declaró Hazem Qasem, portavoz oficial de Hamás.