CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

América

“No tienen límites”: Nicolás Maduro acusa sin pruebas a sus adversarios por la fuerte explosión en refinería

Dirigentes opositores y sindicalistas petroleros adjudican el incidente a una falla.

Nicolas Maduro

CARACAS, (Venezuela).- El líder oficialista Nicolás Maduro señaló al presidente de Colombia, Iván Duque, y a Estados Unidos por una explosión sin víctimas en la principal refinería del país, Amuay. El régimen chavista se ha referido al suceso como un “ataque terrorista”, que además coincide con una escasez sin precedentes de combustible pese a contar con las mayores reservas de petróleos en el mundo.

“No tienen límites. Iván Duque y Álvaro Uribe Vélez están detrás de este ataque junto con los organismos de inteligencia de Estados Unidos”, expresó Maduro durante un acto transmitido por la televisión estatal reseñado por la agencia de noticias AFP. El gobernante socialista no presentó pruebas sobre la vinculación de Bogotá y Washington con el suceso.

Maduro suele denunciar ataques armados, negados por sus adversarios, ante eventos como los masivos apagones que paralizaron Venezuela a lo largo de 2019 y acusa frecuentemente al vecino país y a la administración de Donald Trump de prepararlos. Dirigentes opositores y sindicalistas petroleros sostienen, en contraste, que la explosión ocurrida en Amuay se habría producido por una falla en actividades para reactivar la refinería.

Más temprano, el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, dijo que las autoridades presumen que “el ataque terrorista” habría sido provocado por “un misil a distancia, posiblemente lanzado desde un dron o una embarcación”. El Aissami recordó la detención en septiembre pasado de un estadounidense, identificado como Matthew John Heath, acusado de planear atentados contra la industria petrolera y el sistema eléctrico.

Amuay es el corazón del gigantesco complejo refinador de Paraguaná, uno de los mayores del mundo, con capacidad para procesar 955.000 barriles por día de crudo y combustibles, pero golpeado por el desplome de la industria petrolera de Venezuela. El país, que producía 3,2 millones de barriles diarios de crudo hace 12 años, oferta menos de 400.000 en la actualidad según la OPEP.