CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Deportes

¡Imparable! América no ve la luz en su disputa contra el Independiente ¿podrán resolverlo?

Una deuda del pasado hace que las Águilas no puedan continuar sus aspiraciones económicas.

América
América

MÉXICO.- Los dos casos de pagos por la venta de dos jugadores no tienen fin para las Águilas. La FIFA tiene conocimientos de este tema, pero no ha podido resolver en favor de ninguna parte. El equipo de Independiente de Avellaneda como muchos en Argentina tiene problemas financieros. Pero esto no ha impedido que capitalice con elementos que aún no paga al equipo de América.

La disputa por los pagos de las transferencias de Silvio Romero y Cecilio Domínguez continúan. Además el litigio por el pago de la diferencia del movimiento de Domínguez al Austin City es su nueva querella. Ya que el equipo de las Águilas se quedaron con el 25 por ciento del pago de la carta del jugador. Por lo que cerca de 600 mil dólares le corresponden al equipo de América.

Sin embargo el equipo de de los diablos rojos de Avellaneda no se han reportado con este nuevo adeudo. Incluso la FIFA ya conoce de esta problemática de transferencias. Ya que el primer pago por la compra de Domínguez ya está pactado en cuatro millones de dólares. Mismos que tampoco ha pagado el conjunto de la Super Liga Argentina.

Cuestión que ha limitado al independiente para fichar por tres ventanas de mercado mundial. Dejando abierta la siguiente controversia por la compra venta de Romero. Del cual la FIFA ni el TAS han dado un fallo en beneficio de alguna de las partes. Pero este pago será menor al del jugador paraguayo, limitando las fianzas de los emplumados. 

Mientras tanto solo queda esperar a que alguna de las partes brinde libertad. Dado que el club argentino vive problemas financieros desde la última década. Haciendo que ponga en venta a sus elementos más importantes para tener flujo de efectivo. Con lo cual ha sobrellevado la nómina de las anteriores campañas, sin contar con la reciente pandemia.