CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

USA

¡Memorias polémicas! Barack Obama admite sus decisiones difíciles en un mundo “desordenado”

El nuevo libro “Una tierra prometida” salió a la venta este 17 de noviembre.

Barack Obama

WASHINGTON, (Estados Unidos).- El expresidente estadounidense Barack Obama recuerda, en sus memorias “A Promised Land” (“Una tierra prometida”) su controvertida gestión de la Primavera Árabe en 2011 y las decisiones difíciles que tuvo que tomar en un mundo “desordenado”. En el primer tomo de su nuevo libro publicado este 17 de noviembre, el político aborda las críticas que recibió entonces. 

Algunos lo acusaron de ser un hipócrita por convencer a Hosni Mubarak, el líder absoluto de Egipto durante 30 años, de abandonar el poder, mientras se mostraba mucho más pasivo con la represión sanguinaria de las manifestaciones en Bahréin, donde Estados Unidos tiene una importante presencia militar.  “No tenía ninguna forma elegante de explicar esa aparente incoherencia, más allá del reconocimiento de que el mundo estaba desordenado”, consideró al respecto.

Tras reunirse con Mubarak en El Cairo en 2009, el demócrata dice haber tenido “una impresión que se convertiría en familiar” en sus interacciones con autócratas mayores.  Esos hombres “encerrados en sus palacios, con todos sus intercambios filtrados por los funcionarios obsequiosos que los rodeaban, eran incapaces de distinguir entre sus intereses personales y los de sus naciones”, afirma. 

AFP

En el mismo viaje, Obama se llevó un mal recuerdo de Arabia Saudí: su estricta separación por géneros y sus códigos religiosos. Asimismo, cuenta que el palacio intentó regalarle joyas magníficas. “Ese lugar de segregación entre los sexos era triste y agobiante, como si hubiera entrado en un mundo donde todos los colores habían sido suprimidos”, afirma en la obra reseñada por AFP

El exinquilino de la Casa Blanca afirma que sabía los riesgos que tomaba al pedir públicamente a Mubarak que abandonara el poder, pero pensó que “probablemente” habría estado en las manifestaciones contra él si hubiera sido un joven egipcio. “Tal vez no fuera capaz de impedir que China o Rusia reprimieran a sus disidentes. Pero el régimen de Mubarak había recibido miles de millones de dólares pagados por los impuestos de los estadounidenses”, escribe.