CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Intranews

Celebrities

“¡Historia mortal!”, el alegato con el que buscan justicia para Naya Rivera

El exesposo de la fallecida actriz ha iniciado una demanda en nombre de su pequeño hijo.

Naya Rivera

ESTADOS UNIDOS.- A cuatro meses de la trágica muerte de la actriz Naya Rivera, a sus 33 años de edad, su exesposo, el actor Ryan Dorsey, de 37 años, presentó una demanda contra el condado de Ventura. Lo hace en nombre de su hijo Josey, de 4 años, quien presenció el ahogamiento de su madre en el lago Piru, poco después de que lo sacó a él del agua y lo subió al bote en el que habían salido a navegar.

Dorsey también demandó al Distrito de Conservación de Agua de United y a la Administración de Parques y Recreación, por supuestamente no advertir a los visitantes sobre los peligros del lago y equipar el bote de los visitantes con el equipo de seguridad necesario, según dio a conocer el sitio The Hollywood Reporter, este miércoles 18 de noviembre.

Según la denuncia, el lago tiene una “historia mortal”, con más de 24 personas ahogadas en él a lo largo de los años. El bote que alquiló Rivera no contaba con salvavidas, ni escalera, ni cuerda, ni ancla u otro equipo de seguridad. Además de que tampoco había señales en el área que advirtieran sobre condiciones de riesgo como corrientes o vientos fuertes.

“Mientras Naya y Josey nadaban, el bote comenzó a ser arrastrado, probablemente por la corriente y el viento que soplaron hasta 21 millas por hora esa tarde”, argumentó el abogado Amjad Khan en la denuncia. “Josey, que estaba más cerca, logró regresar al bote por su propia voluntad y se apoyó en el bote, que se balanceaba con fuerza con la corriente y el viento”, relata.

“Josey sabía que Naya todavía estaba en el agua, y la escuchó gritar: ‘¡Ayuda! ¡Ayuda!’, en su lucha por regresar al bote y evitar ahogarse. Josey buscó en vano una cuerda para ayudar a su madre a regresar al bote. Luego miró hacia el agua en busca de su madre y vio que Naya había desaparecido. Gritó pidiendo ayuda y lloró solo en el bote hasta que un agente de arrendamiento de botes de PMC lo encontró más de una hora después”, refirió el jurista.