Connect with us

Hi, what are you looking for?

El IntranewsEl Intranews

América

“Es mentira, EEUU no da asilo por ir con niños”, dice un padre deportado

Santiago, quien con su pequeño hijo salió de su natal Copán, luego de un recorrido de hambre, sufrimiento y riesgos, fue detenido mientras cruzaba el Río Bravo.

HONDURAS, Tegucigalpa.- “Me engañaron, todo el mundo decía que la pasada para Estados Unidos con niño era fácil, pero no, ahorita ya cambió la ley, es mentira… no dan asilo por ir con niños”, lamenta Santiago Reyes, un hondureño que junto a su hijo de siete años fue deportado de EEUU en las últimas horas.

Según publica el diario “La Tribuna” de Tegucigalpa, en un vuelo proveniente de San Antonio, Texas, enviado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU (ICE por su siglas en inglés), aterrizó el primer grupo de núcleos familiares deportados a Honduras en 2019.

Santiago, quien con su pequeño hijo salió el 9 de febrero de su natal Copán, luego de un recorrido de hambre, sufrimiento y riesgos, fue detenido por la Patrulla Fronteriza de EEUU mientras cruzaba el Río Bravo, y trasladado a un centro de detención, donde estuvo 48 días antes de ser deportado.

El hondureño detalla que cuando los migrantes cruzan la frontera, deben esperar varios días para entrevistarse con un juez, pero al concluir la audiencia y en la gran mayoría de los casos, comienza un proceso de deportación a sus países de origen. “Mejor ni intentar pasar, porque siempre lo están regresando a uno… Mis hijos que están allá, en EEUU, me dijeron que me mandaban a buscar otra vez para entrar por un paso ilegal, pero ya no iré. Y peor hacer el viaje con niños, porque pueden enfermarse”, dice Santiago.

José Santos, originario de Gracias, Lempira, viajó acompañado de su hijo de 10 años, y tras 20 días de camino consiguió cruzar en Texas, donde fue capturado por las autoridades migratorias estadounidenses y trasladado a un centro de detención, donde después de un mes fue deportado.

“El camino es duro, uno corre mucho riesgo, escaso de comida, es peligro de muerte, es duro. En el camino sentía miedo y me agarraba de Dios”, asegura con su niño tomado de la mano. “Uno pasa muchas cosas en el camino, uno que tiene que cuidar a su hijo, uno lo que hace es cuidarse… Queríamos ver si lográbamos el sueño americano, pero esta vez no lo conseguimos”.

El Intra América News © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados