Connect with us

Hi, what are you looking for?

El IntranewsEl Intranews

América

La isla pende de su futuro turístico

La premisa de la nación caribeña es el ingreso de divisas que sopesen sus importaciones y superar la entrada de turistas este año, con un tope mayor a cinco millones de visitantes.

CUBA, Varadero.- Ante los virajes en el tablero internacional que afectan a Venezuela, principal socio de la isla, más el blindaje de las sanciones estadounidenses y el miedo de la población por el incremento del racionamiento de alimentos que evocan el período especial, Cuba apuesta por la reconquista de los turistas a sus playas de aguas turquesas y blancas arenas, a sus centros de buceo y sus ciudades coloniales.

La premisa de la nación caribeña es el ingreso de divisas y superar la entrada de turistas este año, con un tope mayor a cinco millones de visitantes, objetivos que se comparan con las acciones en torno a las campañas por el comercio de la caña de azúcar que  se desarrollaron en la época soviética.

“En este escenario histórico que atraviesa Cuba, estamos asumiendo el papel que nos corresponde para ese movimiento que hace falta de inyección de divisas y el desarrollo económico del país”, dijo Ivis Fernández, delegada del Ministerio del Turismo en la provincia de Matanzas, donde se encuentra el famoso balneario de Varadero, un enclave paradisíaco de playas y dunas a 150 kilómetros de La Habana.

Actualmente, Varadero despliega una capacidad hotelera de 21.200 habitaciones y aspira contar con mil más progresivamente hasta 2024. Sin embargo, sus hoteles, en su mayoría, de clase internacional, se ven repletos hasta no dar abasto, cadenas mundiales como Meliá, Barceló, H10 o Fiesta Americana quedan copadas. Según cifras del ministerio, en el 2018 llegaron a Cuba 4,7 millones de visitantes, un aumento de 1,3% en comparación con 2017.

De acuerdo con estas cifras, Canadá lidera con un millón de turistas, seguido por Estados Unidos con 639 mil visitantes y 500 mil cubanos residentes en ese país; continúan Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, México y España. Pero la crisis ha generado un destacado desabastecimiento que pende de sus importaciones, por las que gasta unos 2 mil millones de dólares anuales. Sin el apoyo de Venezuela y con las sanciones de la administración Trump, Cuba deberá ingeniárselas.

Por el momento, el sector turístico presentan condiciones adversas, el economista José Perelló explica que “sin agricultura que nutra las mesas de los hoteles, textiles para las fundas de los cojines, carpinterías que hagan muebles o telecomunicaciones, el sector turístico, por sí solo, no será una solución de largo plazo para el país”.  Al cierre de abril de 2019, la isla registró el ingreso de 1,9 millón de turistas, un 7% más que en el mismo período del año pasado.

El Intra América News © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados