El peso argentino profundiza su devaluación

ARGENTINA, Buenos Aires-. La devaluación que el peso argentino experimenta desde la derrota electoral sufrida por el gobierno en las elecciones primarias del pasado domingo 11 de agosto continúa profundizándose. Luego de haber cerrado la jornada post-electoral en $55 en el banco público más importante, el dólar cotizó en el comienzo de la segunda jornada de la semana a $58, alcanzando los $60 en algunos bancos privados.

En la tarde del 12 de agosto, el Banco Central argentino había conseguido mediante subastas de dólares reducir el valor de la divisa estadounidenses, que había alcanzado los 63 pesos argentinos en las primeras horas de operaciones. Por esta medida, la última cotización había sido de $58 en la mayoría de los bancos no estatales.

Sin embargo, las primeras horas del 13 de agosto, mostraron un retorno a la tendencia alcista, ya que el dólar se ubicó rápidamente en $58 en el banco de la Nación, mientras que la banca privada lo vendía a 60 pesos argentinos. En la jornada anterior, el presidente Mauricio Macri se había referido a la crisis cambiaria en una conferencia de prensa desde la Casa de Gobierno.

Para Macri, el triunfo del opositor «Frente de Todos» en las elecciones primarias generó el alza del 25 % en la divisa norteamericana. «Las dudas sobre la economía se dan porque la alternativa kirchnerista no despierta confianza en el mundo», señaló el mandatario argentino. Además, acusó a sus candidatos de «hacer la autocrítica necesaria para resolver la cuestión».

Por otra parte, el riesgo país mediante el cual el JP Morgan estima la sobretasa de interés que cada nación debe pagar para conseguir financiamiento internacional duplicó su valor luego de los resultados de las elecciones. De los 900 puntos que había mostrado el día anterior, como informó El Intransigente América, se elevó a los 1.700 puntos, el número más alto de los últimos diez años.