Santos deberá declarar por haberse financiado con Odebrecht

El Consejo Electoral desea conocer si la empresa constructora financió la campaña presidencial de 2014
<a href="https://elintranews.com/america/2019/08/14/santos-debera-declarar-por-haberse-financiado-con-odebrecht/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-08-14T12:51:51-03:00">agosto 14, 2019</time></a>

COLOMBIA, Bogotá-. El expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos, deberá declarar ante la Justicia de su país. La citación al exmandatario se originó en las más recientes revelaciones que informaron el vínculo de Odebrecht con el financiamiento de su campaña electoral de 2014, en la que accedió a su segundo mandato.

Ahora, el Consejo Nacional Electoral colombiano comenzó un proceso de investigación para conocer mayores detalles. Por tal motivo, Santos fue citado a comparecer el próximo 4 de octubre, cuando será indagado sobre el tema. El expresidente deberá demostrar que no hubo una infracción al régimen que está establecido para los aportes de campaña.

Además de Santos, deberá realizar una segunda declaración indagatoria el empresario Andrés Sanmiguel Castaño, dueño de la empresa Gistic Logistic. El propietario aseguró que mediante esta compañía, Odebrecht había ingresado el dinero ilegal para financiar la segunda vuelta electoral de 2014, en la que Santos logró obtener su segundo mandato presidencial.

La ley electoral colombiana impide que haya aportes de personas o empresas extranjeras para las campañas electorales. En el mismo sentido, hay establecidos también distintos topes máximos para el financiamiento de las mismas. De comprobarse el testimonio de Sanmiguel, Odebrecht habría realizado un doble incumplimiento en ambas normas.

Esta investigación es la segunda que el Consejo Nacional Electoral realiza sobre Juan Manuel Santos, también Premio Nobel de la Paz. En 2010, el jefe de campaña Roberto Prieto habia afirmado que Odebrecht había aportado dinero para millones de afiches del expresidente. No obstante, en aquel entonces, la Justicia consideró que no había pruebas suficientes para culparlo.