México, Chile y Cuba instan a tomar acciones pacíficas con activación del TIAR

Luego de que el Consejo de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobara la “Convocatoria del Órgano de Consulta del Tratado de Asistencia Recíproca (TIAR)”, las naciones latinoamericanas México, Chile y Cuba mostraron preocupación ante el posible uso de la fuerza para resolver conflictos en la región.

A través de su web oficial, el gobierno mexicano emitió un comunicado en el que expresa su repudio “categórico” a la invocación del TIAR, al considerar que dicho convenio abre las puertas a una posible intervención militar en el caso específico de Venezuela. Asimismo, su vocera, la  Embajadora Luz Elena Baños Rivas, indicó  que representa un  peligroso precedente para la democracia.

“Invocar un tratado que intrínsecamente supone la posibilidad del uso de la fuerza, cuando no existe un ataque armado, es contrario a las reglas de derecho internacional que se refieren al uso de la fuerza. Resultaría aún más grave que un eventual uso de la fuerza se pretendiera enmarcar bajo el concepto de legítima defensa”, señala el comunicado.

Mientras tanto, el Canciller chileno Teodoro Ribera, señaló que a pesar de que el país se manifestó a favor de la convocatoria del Tratado de Asistencia Recíproca, abogan “por una salida pacífica y democrática de la dictadura de Maduro”. Agregó que Chile “ha expresado permanentemente su preocupación por las deterioradas condiciones de vida en Venezuela”.

“Desde ya expresamos, como lo hicimos en la OEA, que no impulsaremos ni apoyaremos la adopción de ninguna medida que implique el empleo de la fuerza armada o agrave la severa crisis que vive el pueblo venezolano”, aseveró Ribera.

El representante del país suramericano se mostró esperanzado por el inicio de las conversaciones y consideró que esta consulta allanará el camino para que todos los países afectados por la crisis en Venezuela puedan discutir sus ideas con respecto al tema, proponer y adoptar medidas para superarla en el marco de dicho tratado.

Por su parte, El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, fue más duro en sus críticas y expresó que “es una vergüenza y una grave amenaza a la paz y la seguridad de todos, el intento de un pequeño grupo de países de activar el TIAR, uno de los peores instrumentos de dominación de EEUU, empleado para justificar agresiones e intervenciones militares en la región”.