Familia LeBarón no cree que la masacre a su familia fue por error

La familia LeBarón asegura que quienes abrieron fuego, sabían “con precisión” que estaban disparando contra mujeres y niños
<a href="https://elintranews.com/america/2019/11/08/familia-lebaron-no-cree-que-la-masacre-a-su-familia-fue-por-error/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-08T08:29:25-03:00">noviembre 8, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-08T08:33:27-03:00">noviembre 8, 2019</time></a>

MÉXICO, Sonora.- En medio de las más profundas muestras de dolor y bajo estrictas medidas de seguridad, la familia LeBaron inició los actos del sepelio de algunas de las nueve víctimas de la masacre en su contra, que deben culminar este viernes 8 de noviembre, cuando lleguen los últimos restos a esa comunidad.

Entre tanto, los familiares de las víctimas siguen sin entender las razones de este abominable crimen, pues no quieren creer en la tesis que les han esbozado. “Ningún tipo de venganza explica matar a tres familias con mujeres y niños, ninguno de nosotros entendemos por qué”, dice Julián LeBarón, integrante de la familia de mormones.

A la familia LeBarón le han informado que sus parientes fueron atacados por miembros del crimen organizado, y que supuestamente el crimen fue perpetrado por uno de los carteles del narcotráfico que operan en el norte de México. Los LeBarón han sido activistas en la lucha contra el secuestro en la región donde viven.

 Aunque las autoridades han dicho que se trató de una confusión y no un ataque directo, Julián LeBarón y su familia creen que quienes abrieron fuego sabían “con precisión” que estaban disparando contra mujeres y niños y quiénes eran: “No hubo confusión de a quiénes les estaban disparando, hay mucha confusión de por qué lo hicieron”.

Los funerales de Dawna Ray Langford, de 43 años, y sus hijos Rogan y Trevor, de 2 y 11 años, respectivamente, se realizaron por la mañana en el jardín de su casa en La Mora. Se espera que este viernes concluyan las honras fúnebres en La Mora, la pequeña comunidad de 300 habitantes, donde esperan que hoy se presenten más de 1.000 personas.