Lula da Silva quedó a un paso de salir en libertad

El Tribunal Supremo de Brasil falló a su favor y el expresidente podría ser liberado en las próximas horas.
<a href="https://elintranews.com/america/2019/11/08/lula-da-silva-quedo-a-un-paso-de-salir-en-libertad/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-08T08:21:04-03:00">noviembre 8, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-08T08:21:05-03:00">noviembre 8, 2019</time></a>

BRASIL, Sao Paulo-. El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quedó a un paso de recuperar su libertad. Luego de meses de debate, este jueves 7 de noviembre, el Supremo Tribunal Federal (STF) del país sudamericano aprobó una modificación en la jurisprudencia e impidió que los detenidos en segunda instancia estén detenidos hasta que no se emita la sentencia final.

Lula está en esa situación en la causa del “Lava Jato“, ya que aún no se expidieron todas las instancias de la Justicia de Brasil sobre su condena. Por tal motivo, estaría autorizado a salir de la prisión mientras tanto. Esa decisión la debe tomar la jueza de primera instancia de Curitiba, Carolina Lemos, quien no tiene un tiempo máximo para decidirlo. Su defensa, por su parte, prometió que a primera hora hará la presentación.

El fallo del STF fue muy parejo, ya que 6 magistrados votaron a favor y 5 en contra del cambio en la jurisprudencia. Quien terminó desempatando fue el propio titular del cuerpo, Antonio Dias Toffoli. Durante toda la jornada, se habían congregado seguidores de Lula y el Partido de los Trabajadores en la sede del Tribunal, en Brasilia, expectantes por el fallo.

Junto al exmandatario, detenido en abril de 2018, podrían acceder al mismo beneficio 4895 personas, que habían sido presas a partir del anterior cambio en el procedimiento judicial. Entre ellos, hay casi de 400 condenados por la causa “Lava Jato”. Por ello, los fiscales del caso aseguraron que la decisión “acarrea impunidad” e “impactará en su trabajo”.

Lula da Silva, quien presidiera Brasil entre 2003 y 2010, había sido condenado a 12 años y un mes de prisión luego de haber sido declarado culpable de recibir un departamento a cambio de garantizar a la constructora OAS negocios con la firma estatal Petrobras. Previamente, el exmandatario había rechazado acceder a la libertad condicional, como informó El Intransigente América.