Bolsonaro promete aplicar un método de tortura contra los corruptos

El presidente de Brasil anticipó qué sucedería si descubre que se cometen actos corruptos en su gobierno.

BRASIL, Brasilia-. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, realizó una nueva polémica declaración. En un acto realizado en el estado de Tocantins, al norte del país, el mandatario ironizó acerca de la posibilidad de descubrir que algún funcionario suyo cometa actos de corrupción. En ese caso, anticipó, le aplicaría un método de tortura.

“Es posible que haya corrupción en mi gobierno, pese a que no lo sepa”, admitió Bolsonaro. En ese caso, sostuvo, “le pondría el pau de arara al ministro, al asesor o a quien sea responsable”. “Tenemos la obligación de saber”, agregó, sobre los funcionarios corruptos. Recientemente, una encuesta había revelado que había aumentado la población que rechazaba la política del gobierno al respecto.

El “pau de arara” al que hizo referencia Bolsonaro es un instrumento de tortura utilizado durante la dictadura que estuvo en el poder en Brasil entre los años 1964 y 1985. En este método, el condenado es colocado en posición fetal y es colgado a un palo de madera al cual se atan sus manos y sus pies. Desde que volvió la democracia, no fue utilizado.

En otro tramo de su discurso en Tocatins, el presidente brasileño acusó a los gobiernos que lo precedieron de haber “atacado” a los militares de su país. “Antes eran escrachados porque son el último obstáculo para el socialismo”, señaló. Al respecto, dijo que había que ver “lo que sucede en Venezuela con las Fuerzas Armadas”, en referencia a la alianza del sector militar con el chavismo.

El mandatario Bolsonaro, por su parte, había sorprendido días atrás al reconocer que “es posible” que padezca cáncer de piel, luego de que le fuera extirpada una verruga en su oreja izquierda. “Tomé mucho sol a lo largo de mi vida porque me gusta mucho”, afirmó el exmilitar, como reprodujo El Intransigente América.

Compartir en: