Caso Fátima: sospechosos son acusados de secuestro y feminicidio

La venganza familiar cobra fuerza como hipótesis del crimen de la niña mexicana.

MÉXICO, Ciudad de México.- Un juzgado de control acusó formalmente a Gladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Nájera por el crimen de la niña Fátima, un caso que ha conmocionado a México y al mundo. Ambos enfrentan el proceso judicial por los cargos de secuestro agravado y feminicidio. 

La pareja secuestró a la menor de 7 años el pasado 11 de febrero. Cruz Hernánde buscó a la niña en la escuela y finalmente se retira del lugar con ella, según las cámaras de la institución educativa. En su declaración, admitió cometer el crimen tras ser amenazada por su pareja. También lo acusó de maltrato físico tanto a ella como a sus hijos.

La mujer también admitió haber accedido al secuestro de Fátima luego de que su pareja amenazó con violar a sus dos hijos. Ella habría ahorcado a la niña con un cinturón y posteriormente abandonaron su cadáver encontrado cuatro días, reseñaron medios locales. Los vecinos mantuvieron la búsqueda de la menor y conformaron equipos en la zona para dar con su paradero, hasta que finalmente hallaron su cuerpo en una bolsa.

De acuerdo con la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, la acusada conocida de la niña asesinada, pues convivió un tiempo con la familia. Las autoridades encontraron las pertenencias de los padres de la menor en la residencia de los sospechosos, incluyendo unos documentos de identidad.

Las recientes investigaciones apuntan a una venganza contra la familia como hipótesis del macabro crimen. Según el diario mexicano Reforma, la pareja de sospechosos habría discutido con los padres de Fátima quienes los desalojaron de la residencia que alquilaban. Los acusados huyeron de su dirección tras el crimen y, al ser detenido, ofrecieron dinero a la policía para dejarlos escapar.

Compartir en: