Bachelet insta a abordar desigualdad de DDHH en América

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reiteró que es urgente abordar el origen de las protestas en América.

Ginebra, Suiza.- Las protestas que se registran en muchos países son el reflejo de la desigualdad profunda que prevalece en las sociedades de América; así lo expresó la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, durante su intervención en una reunión de la organización en Ginebra.

En dos comparecencias ante el Consejo de Derechos Humanos sobre la situación de las garantías fundamentales en el mundo, Bachelet consideró la inequidad como un elemento que acentúa el descontento y genera crisis que debilitan la confianza de la gente en los sistemas económicos y políticos; sobre todo cuando las fuerzas de seguridad responden con violencia.

Asimismo, la funcionaria indicó que esta situación se observa particularmente en América, donde citó los casos de países en los que su Oficina no tiene mandato, pero cuya situación es preocupante. Tal es el caso de Chile y Ecuador, dos naciones en las que hace falta “garantizar la rendición de cuentas por las violaciones de derechos humanos en el contexto de las manifestaciones”.

En ese sentido la vocera de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reiteró que es urgente abordar el origen de esas protestas, que son las grandes desigualdades. Recordó, asimismo, que su Oficina ha emitido para los Gobiernos y la sociedad civil de ambos países una serie de recomendaciones para que tomen un rumbo guiado por el respeto de los derechos humanos.

Derechos en América Latina

Por otra parte, la funcionaria destacó que en el caso de Bolivia se envió una misión para apoyar los esfuerzos de la Organización por superar la actual crisis política y social. “La crisis post electoral del año pasado causó al menos 35 muertos y 800 heridos, la mayoría de ellos durante los operativos policíacos y militares”, agregó, según reseñó la ONU en su página web oficial.

En cuanto a Brasil, Bachelet mencionó los ataques contra defensores de derechos humanos, que incluyen asesinatos selectivos de líderes indígenas, asegurando que los crímenes ocurren en un entorno de retrocesos de políticas de protección del medio ambiente y de los derechos de los pueblos indígenas. “Además hay una creciente toma de tierras de indígenas y afrodescendientes y se deslegitima el trabajo de la sociedad civil”, apuntó.

Igualmente, la alta comisionada anunció que el 10 de marzo hablará sobre la situación en Venezuela, adelantando que se han puesto en marcha las actividades del Plan de Trabajo de cooperación técnica establecido con el Gobierno. “Agradezco el espacio operacional hasta ahora garantizado a mi Oficina. Es vital que en los próximos meses podamos avanzar hacia el establecimiento de una Oficina de país”, acotó.

Compartir en: