Bolsonaro cuestiona a su ministro de Salud por su postura sobre el coronavirus

El presidente de Brasil sostuvo que "es una exageración" disponer de una cuarentena total para enfrentar la pandemia.

BRASILIA (Brasil)-. El avance de la pandemia de coronavirus provocó una dura crisis política en Brasil. El presidente Jair Bolsonaro cuestionó en una entrevista televisiva al ministro de Salud de su gobierno, Luiz Henrique Mandetta. Ambos discrepan respecto a la política que el país sudamericano debe seguir para vencer al COVID-19. El funcionario dijo que no renunciará.

Para Bolsonaro, al ministro “le falta humildad para conducir a Brasil en este momento tan complejo”. “Él desea hacer muchas cosas por voluntad propia. Le deseo suerte con ello”, enfatizó el mandatario, quien está enfrentado a Mandetta porque este defiende las medidas de distanciamiento social recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para derrotar al coronavirus.

“No voy a despedirlo en medio de la guerra”

Estas diferencias fueron reconocidas por Bolsonaro en una entrevista televisiva. “Estamos divergiendo hace tiempo con Mandetta”, dijo. Sin embargo, sostuvo que “no pretendo despedirlo en medio de la guerra”. En la misma aparición, el mandatario brasileño calificó como “una exageración” la cuarentena fijada por los Estados más importantes del país, como Río de Janeiro y San Pablo.

La postura de Bolsonaro sobre el coronavirus

Luego de los dichos del presidente, el ministro Mandetta aseguró que no renunciará a su cargo. “Un médico no abandona a sus pacientes”, aseguró. Al mismo tiempo, recibió un respaldo del Congreso de Brasil, conducido por un exaliado de Bolsonaro, Rodrigo Maia. El cuerpo legislativo destacó que el funcionario “fue elegido en su cargo por sus capacidades técnicas”.

Pese a que no insistió con el tema luego del freno impuesto por la Justicia, Bolsonaro mantiene la idea de que Brasil “debe abrir”, y terminar con las medidas de distanciamiento social. El argumento del mandatario es que las mismas causan un profundo daño a la economía, al tiempo que sostiene que el coronavirus es “una gripecita”. Hasta el momento, el COVID-19 lleva 8.165 infectados, mientras que los fallecidos son 332.

Compartir en: