Advierten sobre una masiva pérdida de empleos en América Latina por el coronavirus

Para la OIT, la situación es similar a que 14 millones de personas hayan pedido su puesto al mismo tiempo.

GINEBRA (Suiza)-. Al mismo tiempo en que espera que el coronavirus no se expanda de la misma manera que en otras regiones del planeta, América Latina ya sufre en carne propia las consecuencias económicas de la pandemia. La Organización Mundial del Trabajo (OIT) advirtió en un informe sobre la “masiva pérdida de empleos” que ya se está dando en la región a causa de la crisis que provocó la enfermedad.

5,7 % de las horas laborales perdidas

“Se da un desafío de magnitudes sin precedentes en los mercados laborales de América Latina y el Caribe”, detalló el director regional de la OIT, Vinícius Pinheiro, a la agencia AFP. Según expresó la organización, se perderán para la segunda mitad de 2020 cerca del 5,7 % de las horas laborales actuales. Eso equivaldría, señala el informe, a que 14 millones de personas perdieran sus empleos de tiempo completo.

La situación alcanza ese matiz dramático principalmente porque “la pandemia afecta de manera especial a sectores como el comercio y los servicios”, indicó el documento. Ambos son dos de los que más fuentes de trabajo generan en América Latina. “Además de la emergencia sanitaria, la región “enfrenta en simultáneo el desafío de reconstruir los mercados laborales”, sostuvo la OIT.

La organización con sede en Ginebra había detallado a principios de año que había más de 25 millones de personas sin trabajo en América Latina. Incluso antes de la llegada de la pandemia se preveía que la cifra se incrementaría a lo largo de 2020, ya que los pronósticos para los países no eran los mejores.

1.250 millones de trabajadores en riesgo en todo el planeta

Por su parte, la Organización Mundial del Trabajo describió también el impacto global que tendrá el coronavirus en el mercado laboral. El mismo, aseguró el organismo, se encuentra ante “el mayor riesgo desde la Segunda Guerra Mundial”. La OIT estimó que 1.250 millones de personas corren riesgo de ser despedidas o ver modificadas sus condiciones de trabajo.

Compartir en: