Bayly apoya la reapertura: "No podemos escondernos indefinidamente del coronavirus"

El periodista aseguró las personas deben aprender a "convivir inteligentemente con la enfermedad".

MIAMI, (Estados Unidos).- “¿Es divertido ser Jaime Bayly? No lo es. Me encantaría divorciarme de él. No puedo. Estoy condenado a cohabitar con ese señor pesado, hablantín, deslenguado. Aquí estamos los dos reunidos”. Así inició el polémico periodista su programa desde Miami, donde reiteró su apoyo a la reapertura económica, a la cual se ha referido el mandatario Donald Trump en las últimas horas.

“En ese punto estoy de acuerdo con el presidente. Lo he dicho una y mil veces: No podemos escondernos indefinidamente de una enfermedad que se va a quedar con nosotros para siempre”, indicó. El presentador instó a “aprender a convivir inteligentemente con ella. Debemos acostumbrarnos a trabajar, a progresar, a ganar nuestros salarios sin encerrarnos, apocados, temerosos del coronavirus“, agregó.

Bayly destacó también las “malas noticias” respecto a la pandemia para Estados Unidos donde repuntaron las estadísticas. “El país ha sobrepasado la escalofriante cifra de 70.000 muertos. Pero además, después de cinco días de venir bajando las cifras de fallecidos, escaló hoy (5 de mayo) a 2.408. Son muchos muertos por coronavirus en un día”, lamentó el presentador. El peor día para el país en números de coronavirus fue el pasado 14 de abril, cuando se registraron 6.147 decesos.

De acuerdo con The New York Times, a finales del próximo mes las muertes diarias por coronavirus serán de hasta 3.000. Esto como consecuencia de que el virus se va a reproducir muy velozmente en los estados sureños, pobres y de vasta población afroamericana, reseño el periodista. La cifra se basaría en un informe de la Universidad Johns Hopkins enviado a la agencia FEMA.

Un “mal ejemplo”, según Jaime Bayly

Jaime Bayly consideró como un “mal ejemplo” el hecho de que el mandatario Trump se negara a usar una mascarilla precisamente durante su visita este martes 4 de mayo a una fábrica de máscaras N95 en el estado de Arizona. Ni su anfitrión ni miembros de su equipo se protegieron con este insumo. “Nada perdían usándola”, opinó el presentador, quien presentó imágenes del recorrido del mandatario inspeccionando la producción.

Compartir en: