Connect with us

Hi, what are you looking for?

El IntranewsEl Intranews

América

¿Resurge Sendero Luminoso? La muerte de Abimael Guzmán hace regresar un viejo debate en Perú

El líder terrorista falleció en prisión el último fin de semana.

Perú
Reuters

PERÚ-. La organización Sendero Luminoso marcó a fuego a Perú durante las décadas de los 80 y 90. El debate parecía haber quedado saldado ante el fortalecimiento democrático y el cese de la violencia. Pero la muerte de Abimael Guzmán, histórico líder del movimiento terrorista, mostró que una parte de la población peruana todavía guarda en sus entrañas el dolor y la muerte que trajo consigo la acción violenta.

Así se mostró por caso en Ñuñunhuaycco, un diminuto pueblo en los Andes peruanos, donde sus habitantes han recordado casi todos los días a la hora del atardecer el terror que una vez los acechó. “Nosotros teníamos hijos menores y su mamá cargaba una y jalaba otra. Estaba con un poco de embarazo y se iba a dormir a una zanja, llevando su camita”, precisó Cirilo Huallanca de 62 años, un campesino residente allí, a la agencia Reuters.

Unos 69.000 peruanos murieron durante las sangrientas batallas entre Sendero Luminoso y las fuerzas del Estado, por la violencia desplegada por ambos lados. Tantos cuerpos desaparecieron que los cementerios no muestran la magnitud de la violencia y dejan a sus familiares sin un lugar dónde poder darles el último adiós en público.

Sendero Luminoso
Reuters

“Nosotros no tenemos a dónde llevar nuestro luto,” lamentó Rodomila Segovia, una asistenta social y activista que dijo que su madre y tío fueron asesinados por Sendero Luminoso, mientras que ella fue abusada sexualmente por los militares. “No tenemos una tumba, no tenemos a donde llevar ofrendas florales, solamente nos queda prender vela a sus fotos dentro de la casa”, prosiguió la mujer.

Los grupos indígenas quechuahablantes de Ayacucho cargaron con la peor parte del conflicto, según la Comisión de la Verdad y Reconciliación, creada por el gobierno peruano. Ellos concluyeron que un poco más de la mitad de las víctimas murieron a manos de Sendero Luminoso, al tiempo que los militares y otros agentes del Estado mataron a otro tercio, y en menor medida los mismos campesinos hicieron lo mismo en defensa propia.

La muerte de Guzmán ha desatado una feroz batalla para decidir qué hacer con su cuerpo. Muchos quieren cremarlo y hacer desaparecer sus cenizas para que no haya un sitio que se vuelva un lugar de peregrinaje para los militantes. Desde el Ministerio Público, se expresó que habían rechazado el pedido de la familia para entregarles los restos del terrorista, muerto en la prisión en la que se encontraba desde 1992.

El Intra América News © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados