Continúan alarmas por inundaciones en Gran Bretaña

En Alemania, los torrenciales aguaceros e inundaciones causaron accidentes viales que hirieron a nueve personas.

Londres, Inglaterra.- Después del paso de la tormenta Dennis por Gran Bretaña, con fuertes precipitaciones, las autoridades emitieron alertas el lunes por severas inundaciones. Además, equipos de rescate se encontraban buscando a una mujer estaba desaparecida al ser arrastrada por la corriente.

Más al este, en Alemania, los torrenciales aguaceros causaron accidentes viales que hirieron a nueve personas y numerosos árboles cayeron sobre calles y ferrovías. En otras zonas del norte de Europa se reportaron apagones e inundaciones, según reseñó la agencia de noticias AP, a través de su página web.

Ante esta situación, las autoridades británicas difundieron avisos solicitando extremas medidas de precaución en Herefordshire y Shropshire, aunque otros tres anuncios fueron revocados en lugares donde la tormenta se atenuaba. Para el mediodía del lunes, la agencia meteorológica británica tenía 220 avisos de anegaciones para Inglaterra, 20 para Gales y 11 para Escocia.

Hasta ahora el temporal ha ocasionado dos muertes, pero eso podría aumentar sobre todo después de que la policía de West Mercia indicó que las labores de rescate para la mujer desaparecida cerca de Tenbury en Worcestershire habían pasado a ser labores de “recuperación”. Entre tanto, un hombre que cayó a las aguas en el mismo incidente fue sacado y llevado en helicóptero a un hospital, donde estaba estable.

Fuertes inundaciones

El fenómeno climatológico causó vientos de más de 145 kilómetros por hora y lluvias de hasta 150 milímetros en Gran Bretaña durante el fin de semana. Algunos ríos en el norte de Inglaterra aún no se habían rebalsado. En la ciudad de York, se estaban colocando más de cuatro mil costales de arena en la ribera del río Ouse, que de acuerdo con estimaciones se rebosará el martes.

Mientras que algunos habitantes de Gales y del oeste de Inglaterra removían escombros el lunes, después de que la tormenta inundó calles, ferrovías, viviendas y negocios, y causó estragos en el transporte. Algunos habitantes narraron que temían por sus vidas.

Tal fue el caso de Jeanette Cox, de 68 años y su hija Rachel, quienes se despertaron al escuchar el rugido de la corriente en Nantgarw, cerca de Cardiff, a eso de las 4 am del domingo. Cox dijo que lo único que sobrevivió intacto fue el retrato de su boda. “Estaba totalmente oscuro, lo único que se escuchaba era el rugido de las aguas. Nunca he visto algo así, estaba realmente asustada”, relató la mujer.

Compartir en: