Continúan inundaciones en Gran Bretaña tras tormenta

Un total de 10 avisos por inundaciones graves fueron emitidos por las agencias medioambientales de Inglaterra y Gales.

Londres, Inglaterra.- Este martes continuaron las inundaciones en el centro de Inglaterra y Gales, con ríos desbordados, luego del paso de una tormenta el fin de semana que dejó caer hasta 150 milímetros de agua sobre una zona ya empapada, causando bloqueos en las vías y accidentes.

Un total de 10 avisos por inundaciones graves, para los ríos Severn Trent, Wye y Lugg, fueron emitidos por las agencias medioambientales de Inglaterra y Gales; lo que representaba un riesgo mortal inmediato. Además, se activaron 180 avisos de inundaciones menos graves. Según difundió la agencia de noticias AP.

Dennis es la segunda gran tormenta del invierno y arremetió contra Gran Bretaña el sábado y el domingo con vientos de hasta 145 kilómetros por hora y fuertes aguaceros que anegaron carreteras, vías, viviendas y negocios. El mal tiempo afectó los planes para miles de familias británicas que intentaban viajar durante el receso escolar de mediados del invierno.

Asimismo, las precipitaciones convirtieron ríos como el Severn y el Wye, que normalmente serpentean por paisajes pintorescos, en rápidos torrentes. El Wye llegó a su nivel más alto jamás registrado en la localidad de Hereford, en el centro de Inglaterra.

Estragos de la tormenta

“Hoy he visto cosas que no me habría creído (…) Esto no es una inundación normal, estamos en territorio inexplorado” expresó Dave Throup, responsable de la Agencia Medioambiental para la región, a través de su cuenta en Twitter. Mientras que, en el sur de Irlanda, la marejada generada por la tormenta dejó un carguero abandonado, el MV Alta, varado en la costa del condado de Cork, cerca de Ballycotton.

Además, la tormenta causó la muerte de por lo menos tres personas en Gran Bretaña, incluida una mujer de 55 años que fue arrastrada por las aguas en la localidad de Tenbury, en el centro de Inglaterra, donde los esfuerzos de los cuerpos de rescate no fueron suficiente.

Los torrenciales también dejaron un rastro de anegaciones y apagones en todo el norte de Europa, incluido el suroeste de Suecia. En Dinamarca, 100 personas que fueron evacuadas el lunes por la noche por temor a que un dique pudiera colapsar comenzaron a volver a casa el martes.

Compartir en: