Detienen a un hombre por llamar 24mil veces para quejarse del servicio de telefonía

Se trata de un anciano japonés, que insultaba a los empleados que lo atendían durante ocho días seguidos.
<a href="https://elintranews.com/entertainment/curiosidades/2019/12/03/detienen-a-un-hombre-por-llamar-24mil-veces-para-quejarse-del-servicio-de-telefonia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-03T11:41:44-03:00">diciembre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-03T11:41:45-03:00">diciembre 3, 2019</time></a>

JAPÓN, Tokio-. Un hombre fue detenido luego de llamar a su compañía telefónica para quejarse por el servicio. Esta acción, que forma parte de sus derechos como consumidor, adquirió otra trascendencia debido a que la repitió cerca de 24 mil veces. A lo largo de ocho días, el cliente, oriundo de Japón, insultó a los empleados y llamó en forma incesante.

El hombre se llama Akitoshi Okamoto tiene 71 años de edad y está jubilado. Según informó la policía de su país, el japonés marcó el número gratuito que la empresa operadora de telefonía KDDI tiene a disposición para reclamos o consultas. Allí, llamó miles de veces en las que daba cuenta de su queja por el servicio que la firma le brindaba.

Sin embargo, ese no fue su único modus operandi. De acuerdo a la prensa japonesa, Okamoto también se dirigió hacia un teléfono público para comunicar sus quejas hacia el mismo número. También insultó a los trabajadores que atendían su llamada y exigía que se le pidiesen disculpas por haber “violado su contrato”. Otra costumbre del hombre era colgar el teléfono apenas lo saludaban los empleados.

Por este motivo, Okamoto fue detenido, acusado de realizar una “obstrucción fraudulenta de los negocios”. La acción de este hombre no fue aislada, ya que en el país oriental hay cada vez mayores casos de quejas por parte de personas mayores contra las empresas de servicios, en una nación con una alta población anciana.

Por otro lado, Japón estuvo en el centro de la escena mundial en la última semana cuando la firma Microsoft anunció el experimento en el que probó reducir la semana laboral a cuatro jornadas. Como informó El Intransigente América, el hecho de dejar a los viernes como día de descanso provocó una mejora del 40 % en la productividad.