Horóscopo de hoy miércoles 4 de marzo de 2020

Conoce lo que depararán los signos para el tercer día laboral de la semana.

ESTADOS UNIDOS, Miami-. Este miércoles 4 de marzo, los movimientos astrológicos invitarán a expresar libremente las ideas y dar a conocer los puntos de vista sin zozobras. Sumado a ello, la Luna estará posicionada en Cáncer en la vibración de la otra persona y la pareja. En tanto, el planeta Mercurio se mantendrá retrógrado, mientras que el resto tendrá influencia directa en el horóscopo.

Las proyecciones de los signos

En el signo por signo, Aries deberá practicar una gran autoconfianza, porque ese será el camino para poder asegurar el éxito futuro. Tauro se encontrará con momentos de tensión y crisis de pareja, motivados por los celos y la desconfianza reinante. En tanto, Géminis logrará cerrar tratos y acuerdos muy valiosos, en los que se verá la influencia positiva de su personalidad.

Cáncer tendrá que cuidarse de las amistades que tengan interés o las personas de su entorno que puede ejercer influencia negativa en su conducta. Los de Leo obtendrán buenos resultados si son sinceros a la hora de expresar sus sentimientos. Por su parte, Virgo logrará hacer a un lado la angustia por la última frustración amorosa, ya que recibirá una invitación que lo sorprenderá y motivará.

A Libra se le recomienda dar el ejemplo ante los demás. Insistir con la palabra y la acción serán el mejor camino a seguir con una persona. Escorpio deberá presentarse tranquilo para resolver aquellas cuestiones complejas, sin que lo invada la ira o el enojo. Para Sagitario, será clave en este 4 de marzo mantenerse racional y reflexivo, sin que lo invadan las emociones o los instintos.

A Capricornio le será necesario tomar una decisión sobre su vida amorosa. No será bueno mantenerse en esa duda de querer una compañía y luego no atreverse a comenzar una relación. Para los de Acuario llegó el momento de discutir y plantearles a sus superiores ciertas ideas que venía pensando sobre el trabajo. Finalmente Piscis se topará con la soledad afectiva. Puede ser una buena oportunidad para sacar lecciones de ella.

Compartir en: