Europa se prepara para peligrosa ola de calor

Francia teme la repetición de la canícula de 2003, denominada también verano “asesino” y ha desplegado un plan de prevención.

ESPAÑA, Madrid.- Con la llegada del verano en el hemisferio norte, las agencias meteorológicas pronosticaron la primera ola de calor en Europa a partir de esta semana, con temperaturas que oscilarán entre los 35º y 40º Celsius (104 Fahrenheit). Autoridades de París emitieron alerta naranja, el segundo nivel más alto, por el intenso calor que se experimentará durante los próximos días.

De igual manera, hay alerta por “ola de calor” en España, preocupación de agricultores alemanes por sus cosechas, advertencia de “fuerte calor” por autoridades en Bélgica, “tormentas violentas” en el Reino Unido, y Francia teme la repetición de la “canícula de 2003″, denominada también como verano “asesino”, por lo que desplegó el Plan Canícula –nivel 3– para acompañar a personas en edad avanzada, enfermos y niños.  

Según Meteo, la agencia meteorológica francesa, la onda de calor se origina por vientos cálidos provenientes del desierto de Sahara, en el continente africano, y prevé que alcanzará su punto más elevado este jueves 27 de junio. En las calles de París, organizaciones de la caridad proveen agua a los indigentes y el gobierno de la ciudad ha instalado refugios temporales.

En Francia, las autoridades despliegan “salas refrescadas” en espacios públicos, fuentes y vaporizadores de agua temporales, acceso nocturno a parques y jardines e instalación de ventiladores en guarderías y centros educativos como parte de algunas medidas de prevención  del Plan Canícula en París.  

Asimismo, La agencia meteorológica española AEMET indicó en su más reciente boletín que “las temperaturas superarán los 35ºC en amplias zonas del interior de la Península Ibérica”, y estimó una alta probabilidad de que en algunas regiones centrales del país, como la región de Madrid,  se supere los 40ºC, el pronóstico incluyó una alerta por “ola de calor” hasta el domingo 30 de junio.

Por su parte, Alemania está a la expectativa de alcanzar un nuevo “récord de calor”, y no solo por la última semana del mes en curso, sino también por todo el transcurso del verano que, incluso, esta vez podría superar los 40,3°C registrados en julio de 2015 en la región de Baviera (Sur). En Bélgica también se lanzó una advertencia por “fuerte calor que alcanzará temperaturas máximas de 34 o 35 grados”, según su instituto oficial meteorológico.

Compartir en: