Pistolero de Nueva Zelanda envía mensaje desde la cárcel

NUEVA ZELANDA, Chistchurch.- La tragedia aún esta en la memoria no solo de la comunidad de Chistchurch sino en el mundo. Brenton Tarrant es señalado por la masacre el pasado marzo en dos mezquitas de la ciudad que dejaron 51 fallecidos y decenas de heridos, acción por la que se encuentra en prisión desde donde ha enviado un mensaje que ha revivivido las heridas. 

La carta se filtró en el foro extremista 4chan a través de un fanático en Rusia a quien Tarrant le escribió. Fue escrita a mano aunque, como el acusado ha reconocido, puede recibir cartas por correo electrónico pese a que solo puede responder de manera escrita. Sin mayores detalles del contenido, los medios locales solo indicaron que el texto se refiere a algunas de sus ideas supremacistas que, de hecho, han inspirado a los autores de la masacre en El Paso, en Texas, y en Oslo, Noruega.

La publicación de esta carta ha causado revuelo y motivó el pronunciamiento del Departamento de Prisiones, cuyos voceros se excusaron por el envío de la misiva de este tipo desde una cárcel de máxima seguridad. Incluso se le ha prohibido el envío o entrega de correspondencia hasta que se reformulen nuevos mecanismos más seguros, las autoridades ademas prevén introducir un recurso que limite las cartas a Tarrant.

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, rechazó este tipo de mensajes al tiempo que los calificó de odiosos y propagandistas, reseña Infobae. El hecho ha mostrado la influencia de Tarrant muchas veces  desestimada pero cada vez más peligrosa, incluso en los foros donde los seguidores idean nuevas formas de escribirle para burlar los controles en la prisión. 

El joven pistolero que hace días atacó a una mezquita en Oslo donde él mismo resultó herido, lo imitó grabando todo lo sucedido tal como ocurrió con Tarrant el pasado marzo, mientras que el hombre que atentó con un cuchillo en Sídney portaba información del líder supremacista que incluso tras las rejas insiste en un llamado a la acción, detalla La Vanguardia.

Recientemente, la defensa del acusado por la tragedia solicitó su juicio sea trasladado de Christchurch hacia la ciudad de Auckland, informa una nota de Europa Press. El australiano de 28 años permanecerá en custodia en máxima seguridad aunque insiste en declararse inocente pese a las evidencias de la masacre que enlutó a la pequeña ciudad neozelandesa.