Parlamento español se fragmenta luego de elecciones

El partido de ultraderecha Vox obtuvo 52 diputados el domingo, más del doble que en los comicios de abril.
<a href="https://elintranews.com/mundo/2019/11/10/parlamento-espanol-se-fragmenta-luego-de-elecciones/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-10T23:21:02-03:00">noviembre 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-10T23:21:03-03:00">noviembre 10, 2019</time></a>

Madrid, España.- Durante las elecciones de este domingo, el partido de extrema derecha español Vox duplicó su número de diputados en el parlamento. Se trata de los cuartos comisiones en cuatro años, que dejan un congreso aún más fragmentado y abren la puerta a complicadas negociaciones para formar gobierno.

Por su parte, los socialistas del presidente en funciones Pedro Sánchez, que habían convocado la repetición electoral con la intención de robustecer el resultado conseguido en abril, volvieron a ganar, pero con tres escaños menos, escenario que les dejan todavía más lejos de la mayoría absoluta, según mostraron los resultados casi definitivos del Ministerio del Interior.

“Sí o sí, vamos a conseguir un gobierno progresista”, expresó el líder socialista, Pedro Sánchez. “Vamos a llamar a todos los partidos … salvo a los que trabajan contra la convivencia y a los que siembran el discurso del odio en España”, dijo el presidente español, según reseñó la agencia de noticias Reuters.

Sin mayoría

El partido de ultraderecha Vox obtuvo 52 diputados el domingo, más del doble que en los comicios de abril. Ahora, sin mayorías claras ni a un lado ni al otro del arco parlamentario, los líderes políticos españoles tendrán que ser creativos y negociar con mayor seriedad esta vez, tras un alto porcentaje de abstención del 30% que demuestra el hastío del electorado español.

El panorama más probable en la actualidad es del de un gobierno socialista en minoría, aunque la cuestión estriba en cuáles serían los potenciales aliados de Sánchez y cuánto tiempo podría resistir un gobierno tan frágil en un parlamento tan fragmentado y dada la alta participación de la derecha.

Mientras tanto, los conservadores del Partido Popular (PP) fueron la segunda fuerza más votada, con una recuperación de más de 20 escaños que al igual que el rápido ascenso de Vox se hizo a costa del traspiés de Ciudadanos, el partido de centroderecha de Albert Rivera que se desplomó de 57 a 10 diputados.