Primer ministro israelí, acusado de fraude y corrupción

Benjamin Netanyahu ha negado haber actuado mal, y dijo que es víctima de una "cacería de brujas" políticamente orquestada.

ISRAEL, Jerusalén.- El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, fue acusado este jueves 21 de noviembre de manera formal de una serie de casos de corrupción, un hecho que amenaza el control del poder por parte del líder, quien ha ostentado el mando de su país desde hace mucho tiempo.

El procurador general iraelí, Avichai Mandelblit, acusó a Netanyahu de fraude, abuso de confianza y aceptación de sobornos en tres escándalos diferentes. Es la primera vez que un primer ministro israelí en funciones ha sido acusado de un delito. En febrero, Mandelblit anunció que estaba considerando acusar a Netanyahu.

El primer ministro, quien ha negado haber actuado mal, dijo que es víctima de una “cacería de brujas” políticamente orquestada, enfrenta hasta 10 años de prisión si es declarado culpable de soborno y un plazo máximo de 3 años por fraude y abuso de confianza, según la opinión de expertos en leyes.

Avichai Mandelblit

Las acusaciones contra Netanyahu incluyen sospechas de que aceptó cientos de miles de dólares en champán y cigarros de amigos multimillonarios, ofreció intercambiar favores con un editor de periódicos y usó su influencia para ayudar a un magnate a cambio de una cobertura favorable en un popular portal de noticias.

La acusación se produce mientras Netanyahu se desempeña como primer ministro interino de Israel después de que no logró armar un gobierno el mes pasado. Los cargos suponen un duro golpe para las esperanzas de Netanyahu de permanecer en el cargo, aunque no se le exigirá que se haga a un lado.

Compartir en: