Putin firma ley contra periodistas y blogueros extranjeros

Será aplicada a quien distribuya contenidos por medios de comunicación registrados como agentes extranjeros.
<a href="https://elintranews.com/mundo/2019/12/03/putin-firma-ley-contra-periodistas-y-blogueros-extranjeros/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-03T10:44:11-03:00">diciembre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-03T10:44:12-03:00">diciembre 3, 2019</time></a>

RUSIA, Moscú.- El presidente ruso, Vladimir Putin, promulgó este martes 03 de diciembre una ley que autoriza a las autoridades gubernamentales registrar a periodistas, blogueros y usuarios de los medios como agentes extranjeros. La legislación cuestionó una vez más la libertad de expresión en el país.

El reglamento profundiza una ley previa sobre medios que reciben financiamiento extranjero. Respecto a esa normativa, fue aprobada por el legislativo ruso en 2017 en represalia a la decisión del Departamento de Justicia de Estados Unidos por designar “agente extranjero” a la televisora RT, en parte financiada por el Estado ruso.

En efecto, la nueva legislación puede ser aplicada a cualquier persona que distribuya contenidos difundidos por medios de comunicación registrados como agentes extranjeros y que reciban abonos del exterior. Los periodistas y blogueros declarados agentes extranjeros estarán sujetos a un escrutinio adicional del gobierno.

Por el momento, el decreto del presidente ruso ha recibido múltiples críticas en el país y los opositores del gobierno consideran que la ley restringe aún más la libertad de expresión. Asimismo, denunciaron que la medida también permite a las autoridades perseguir a la disidencia y supervisar sus movimientos.

El pasado mes de octubre, El Intransigente América reseñó la aplicación de otra polémica legislación rusa para controlar la información que discurre por red. Se trata de la creación de un “Internet soberano” independiente de los grandes servidores globales, pero los críticos sostienen que se basa en una “vigilancia masiva”.