Pasajeros del crucero rechazado por temor al coronavirus logran desembarcar

El buque Westerdam pudo ingresar al puerto de Camboya luego de dos semanas con pedidos denegados.
<a href="https://elintranews.com/mundo/2020/02/14/pasajeros-del-crucero-rechazado-por-temor-al-coronavirus-logran-desembarcar/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-02-14T09:34:34-03:00">febrero 14, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-02-14T16:26:39-03:00">febrero 14, 2020</time></a>

CAMBOYA, Sihanoukville-. Los pasajeros del crucero que había estado dos semanas sin poder descender desembarcaron este viernes 14 de febrero en Camboya. Se trata del buque turístico Westerdam, que había sufrido la negativa de varios países para ingresar a su puerto por las sospechas de que algunas de las personas a bordo sean portadoras de coronavirus.

La recepción en medio de la epidemia del coronavirus

La llegada del Westerdam provocó conmoción en el pequeño país asiático. El mismísimo primer ministro, Hun Sen, se acercó al puerto de Sihanoukville para darle la bienvenida al crucero. Además, centenares de personas hicieron lo propio. Cuando el barco se acercaba, realizaban vítores y aplausos. Además, ofrecieron adornos florales representativos del lugar.

La salida de los pasajeros, sin embargo, tuvo algunas restricciones. El descenso se realizó de grupos de a cien personas primeramente, cifra que luego fue aumentada. Únicamente podían desembarcar aquellos que tuvieran comprobado que no eran portadores del coronavirus. Su vuelta posterior a sus países de origen será financiada por la compañía holandesa Holland America, administradora del Westerdam, que recorre los mares hace 16 años.

Cinco negativas previas

Como informó El Intransigente América, las autoridades de Japón, Guam, Filipinas, Taiwán y Tailandia habían rechazado que el crucero con 2.257 pasajeros a bordo desembarcase en sus puertos. El argumento era que les inspiraba temor que algunos de ellos posean la enfermedad. Originalmente, el barco iba a llegar a Yokohama, una de las mayores ciudades japonesas.

Consultado por la prensa, el primer ministro sostuvo que Camboya aceptó el desembarco “porque presta en los derechos humanos y simpatiza con las más de 2.000 personas en el barco”. Este país es un gran aliado de China y recibe apoyo económico del gigante asiático. En ese sentido, hasta ahora no quiso retirar a sus ciudadanos de Wuhan, como ordenaron decenas de gobiernos.