EE.UU. insta a la UE a utilizar el 5G de otras empresas y no de Huawei

Washington quiere que sus aliados veten a Huawei, asegurando que el uso de sus equipos podría abrir la puerta al espionaje por parte de China.

Lisboa, Portugal.- Un diplomático estadounidense de alto rango dijo, este miércoles, que los países de la Unión Europea (UE) podrían usar la tecnología móvil 5G de la sueca Ericsson, la finlandesa Nokia y la surcoreana Samsung, en lugar de la red de Huawei. ¿Su argumento? Aseguró que dichas compañías están a la misma altura que el grupo chino.

Las declaraciones fueron emitidas por el vicesecretario adjunto para Comunicaciones internacionales y cibernéticas y políticas de información en el Departamento de Estado de Estados Unidos, Robert Strayer, quien indicó además que era “necesario desmitificar” la noción de que Huawei es la compañía más avanzada en el despliegue del 5G.

Desde que se conoció sobre el convenio entre el mayor productor mundial de equipos de telecomunicaciones y Europa, Washington quiere que sus aliados veten a Huawei, asegurando que el uso de sus equipos podría abrir la puerta al espionaje por parte de China, algo que tanto Huawei como Pekín niegan.

Según reseña la agencia de noticias Reuters, a través de su portal web, esta postura ha generado tensiones con aliados históricos como Reino Unido, cuyo primer ministro Boris Johnson ha concedido a la compañía china un papel limitado en la construcción de la red móvil 5G británica.

Red 5G

Strayer apuntó que el gobierno estadounidense quiere animar a las naciones europeas a pensar cuidadosamente en las implicaciones de seguridad y económicas del uso de la tecnología de Huawei. “No hay manera de mitigar completamente ningún tipo de riesgo excepto el uso de proveedores de confianza de países democráticos”, expresó Strayer.

“La buena noticia es que Ericsson, Nokia y Samsung proporcionan una tecnología 5G que está a la par con la que Huawei proporciona hoy en día. Son líderes mundiales en el tipo de tecnología que tienen”, agregó. Vale destacar que el gigante tecnológico chino asegura que gastó 15.000 millones de dólares el año pasado en investigación para conseguir el liderazgo del mercado.

Asimismo, aseguran que Estados Unidos quiere frustrar su crecimiento porque ninguna empresa de ese país podría ofrecer la misma gama de tecnología a un precio competitivo. Strayer, por su parte, comentó que los proveedores occidentales como Ericsson y Nokia utilizarán una arquitectura abierta con más funcionalidad, creando oportunidades para que las empresas norteamericanas y Europa proporcionen equipos compatibles.

Compartir en: