Nueva inversión de Tesla divide a los ecologistas alemanes

La firma automotriz fue autorizada a talar árboles de un bosque para construir autos eléctricos.

ALEMANIA, Gruenheide-. Una reciente inversión de la firma automotriz Tesla generó una profunda división entre los grupos ecologistas de Alemania. La empresa estadounidense fue autorizada días atrás por la Justicia a talar un bosque en la ciudad de Gruenheide para construir sus vehículos eléctricos. Algunos lo celebran como un paso hacia la transición ecológica, pero para otros, generará un impacto negativo.

El proyecto de Tesla prevé el desmonte de 90 hectáreas en la mencionada ciudad cercana a Berlín. Allí, la compañía dirigida por Elon Musk tiene pensado montar su planta europea, para acelerar la fabricación de vehículos eléctricos. Luego de una primera suspensión ante un amparo presentado por el grupo que rechaza la obra, obtuvo el aval judicial.

Puntos a favor y en contra

Así, quedaron expuestas las dos posturas. Por un lado, el grupo “Grüne Liga” sostiene que no se hizo un estudio de impacto ambiental. Los ecologistas manifiestan que “el abastecimiento de agua potable” en el lugar quedará afectado, y que habrá más autos en las carreteras por la presencia de la planta. Según estima Tesla, se producirían allí 500.000 automóviles por año.

Por el contrario, un sector de los ecologistas alemanes considera que con esta inversión, la firma colabora para que se acelere la transición hacia los coches eléctricos, en detrimento de los que funcionan a combustible. En ese sentido, la asociación “BUND”, defensora de los derechos ambientales, destacó que no avala el bloqueo de las obras porque busca tiene el desafío de conseguir la “verdadera transición en el transporte”.

El antecedente de Gran Bretaña

Actualmente, Tesla tiene el 30 % de los vehículos de este tipo en el continente europeo. Un país recientemente salido de la Unión Europea, Gran Bretaña, sorprendió días atrás al acelerar el proceso de prohibición de los automóviles a gasolina o diésel. Como informó El Intransigente América, el gobierno británico dispuso que los mismos no podrán seguir siendo fabricados desde 2035.

Compartir en: