Greenpeace: población de pingüinos en la Antártida disminuyó un 60%

La cifra de pingüinos barbijo en la Antártida ha disminuido en casi un 60% desde la última vez que se hizo un recuento, a principios de los años setenta.

La agrupación ecológica Greenpeace se encuentra realizando una expedición científica en la Antártida a bordo de la embarcación el Arctic Sunrise, para estudiar cómo el cambio climático y otros factores están impactando en las poblaciones de pingüinos en esta zona. Las conclusiones, tal como indicaron, han sido alarmantes.

La institución sin fines de lucro resaltó que la cifra de pingüinos barbijo en la Antártida ha disminuido en casi un 60% desde la última vez que se hizo un recuento, a principios de los años setenta. Indicaron, además, que en algunos casos las colonias han perdido hasta el 77% de su población.

De esta manera, los científicos que han participado en la investigación, procedentes de las universidades de Stony Brook y Northeastern, se refieren a un ecosistema “fundamentalmente cambiado” y dicen que toda la evidencia que han recopilado apunta al cambio climático como el principal culpable.

Asimismo, los miembros de Greenpeace explicaron que la relación entre las temperaturas más elevadas y la disminución de las poblaciones de estas especies, se fundamenta en el factor de la disponibilidad de comida. “Al igual que muchos animales antárticos, estos pingüinos viven del kril, que puede ser más difícil de encontrar cuando hay menos hielo invernal. Esta presión sobre los suministros de alimentos, combinada con cambios en la tierra donde anidan y crían a sus polluelos, hace que el cambio climático sea una gran amenaza”.

Santuarios marinos

En ese sentido, la organización destacó la importancia de constituir nuevos santuarios marinos, en la Antártida y en todo el mundo, para que animales como los pingüinos dispongan del espacio para recuperarse y adaptarse a un clima “tan rápidamente cambiante y vivir a salvo de las industrias dañinas”.

“No podemos perder la oportunidad de enmendar los errores de un sistema que ha dejado lugares como la Antártida sin proteger. Y esa oportunidad puede materializarse en unas semanas en Nueva York, con la firma de un Tratado Global de los Océanos que podría proteger una tercera parte de los mares del planeta”, apuntaron.

Compartir en: