La Justicia británica comienza a analizar la extradición de Assange

El fundador de Wikileaks intenta evitar ser juzgado en Estados Unidos, donde es acusado de 18 cargos.

GRAN BRETAÑA, Londres-. Este lunes 24 de febrero, empiezan a acelerarse los tiempos para definir el futuro judicial de Julian Assange. La Justicia de Gran Bretaña comenzará a tratar el pedido de extradición que Estados Unidos realizó para juzgar allí al activista australiano. Su defensa, por su parte, busca evitar a toda costa esa situación, que podría condenarlo a 175 años de prisión.

La presencia de Assange en el Tribunal

El propio Assange deberá presentarse en el tribunal de Woolwich Crown Court situado en los suburbios de Londres. En ese lugar, el fundador de Wikileaks deberá convencer a los jueces de no considerar el pedido estadounidense. Luego de la participación del condenado, el proceso judicial se detendrá hasta el 18 de mayo.

El Tribunal británico deberá analizar si la requisitoria de extradición cumple con distintos criterios legales, si es atinada y si es compatible o no con los Derechos Humanos. Los defensores de Assange suponen que extraditarlo implicaría un grave antecedente contra la libertad de prensa. Días atrás, se dieron masivas marchas en París y Londres pidiendo a la Justicia que desoiga el reclamo estadounidense.

Estados Unidos acusa al australiano de 18 cargos por haber incumplido varios aspectos de la ley antiespionaje. En 2010, la figura de Assange cobró fama internacional al develar 250 mil cables secretos de la Embajada norteamericana en decenas de países. En los últimos días, los abogados del activista sostuvieron que el presidente Donald Trump intentó realizar un “chantaje” al prometerle un indulto si “decía cosas que lo favorecían”.

“Se está muriendo en la cárcel”

Assange está hace diez meses detenido en Gran Bretaña, luego de que finalizara el asilo político del que gozó durante ocho años en la sede diplomática de Ecuador. Como informó El Intransigente América, recientemente un grupo de médicos alertó sobre su situación en la cárcel. “Se está muriendo”, indicaron, y pidieron que “cese la tortura” contra el australiano.

Compartir en: