Alemania declara inconstitucional la prohibición del suicidio asistido

La Justicia del país germano sostuvo que hay un "derecho a elegir la propia muerte".

ALEMANIA, Berlín-. La Justicia de Alemania dio a conocer un fallo que implica un aval al polémico suicidio asistido. El máximo Tribunal de ese país consideró inconstitucional la ley que impedía a los profesionales o asociaciones ayudar a los pacientes en estado terminal a morir. Entre los argumentos, los magistrados indicaron que existe la “libertad de quitarse la vida”.

La ley anulada

El fallo anuló la normativa que en 2015 había sancionado el Parlamento alemán. La misma prohibía la práctica del suicidio asistido con ayuda y lo penaba con hasta tres años de cárcel. Asimismo, ni siquiera quedaba permitida la promoción del suicidio asistido. Desde la sanción de esta ley, distintas asociaciones presentaron planteos judiciales para que se revierta la medida.

Un antecedente en esa dirección se dio en 2017 con una sentencia del tribunal administrativo de Leipzig. En la misma, se aclaró que “en casos excepcionales”, el Estado “no tiene la capacidad de impedir el acceso de un paciente a productos anestésicos que le permitan morir de manera digna”. Desde entonces se dio una batalla entre las autoridades sanitarias del gobierno y los más de 100 enfermos que hicieron demandas para adecuarse a ese fallo.

La Iglesia Católica, incluso, había sido una de las más firmes intervinientes en el debate, pidiendo a los magistrados “un gesto en defensa de la vida”. Recién con esta sentencia, el Tribunal Constitucional acabó con la discusión, al declarar inconstitucional la ley. Al mismo tiempo, los jueces destacaron que la ayuda al suicidio “no puede quedar subordinada al diagnóstico de una enfermedad incurable”.

La eutanasia en Europa

“Podemos lamentar la decisión, podemos intentarlo todo para que cambie de opinión, pero finalmente debemos aceptar su decisión libre”, manifestó el presidente del Tribunal, Andreas Vosskuhle. Así, Alemania se posiciona dentro de los países europeos con políticas flexibles hacia la eutanasia. Italia fue el último en hacerlo y Portugal va camino a ello.

Compartir en: