ONU pide al G-20 un plan de guerra coordinado contra el coronavirus

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, señaló que la pandemia está teniendo un crecimiento exponecial y sólo es la punta del iceberg.

Durante la reunión virtual del Grupo de los 20 (G20), el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) António Guterres aseguró que estamos en medio de una guerra contra el coronavirus “y no la estamos ganando”.

“Esta guerra necesita un plan de guerra para combatirla”, apuntó el funcionario durante su intervención. Al mismo tiempo dijo que es necesario presentar un plan de batalla para combatirlo, en vista del crecimiento exponencial del virus durante los últimos días. Publicó la ONU en su página web.

“Le tomó al mundo tres meses para alcanzar los 100.000 casos confirmados de infección. Los siguientes 100.000 ocurrieron en sólo 12 días. El tercero tomó cuatro días. El cuarto, sólo uno y medio. Este es un crecimiento exponencial y sólo la punta del iceberg”, alertó Guterres.

A la par, el vocero de la ONU dijo que ese programa se compone de tres áreas de acción básicas que requieren una acción concertada de los miembros del G-20: suprimir la transmisión del COVID-19 lo antes posible, trabajar conjuntamente para minimizar el impacto social y económico y cooperar para sentar las bases de una recuperación que construya una economía más sostenible e inclusiva.

Acabar con la transmisión

Asimismo, Guterres indicó que interrumpir la transmisión del coronavirus pide una respuesta coordinada del G-20, bajo la guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Todos los países deben poder combinar pruebas sistemáticas, rastreo, cuarentena y tratamiento con restricciones de movimiento y contacto, con el fin de suprimir la transmisión del virus. Y tienen que coordinar la estrategia de salida para mantenerlo suprimido hasta que una vacuna esté disponible.”, añadió.

En ese sentido destacó que es necesario un apoyo masivo para aumentar la capacidad de respuesta de los países en desarrollo y puso al alcance del G-20 la cadena de suministro del sistema de las Naciones Unidas. Dijo, además, que “los desafíos que tenemos ante nosotros son mucho más grandes que los de 2008. Y a lo que nos enfrentamos hoy no es una crisis bancaria; es una crisis humana”.

Igualmente, el titular de las Naciones Unidas consideró que es importante ocuparnos de las personas, mantener a flote los hogares y dotar de capacidad económica a las empresas para que puedan mantener los puestos de trabajo. A la par, felicitó las acciones tomadas por los países desarrollados, como las inyecciones de liquidez y el apoyo social y económico a personas y empresas.

Compartir en: