Putin posterga la reforma constitucional por el coronavirus

Para el 22 de abril estaba previsto un plebiscito que de ganarlo, el ruso quedaba habilitado para gobernar hasta 2036.

MOSCÚ (Rusia)-. La pandemia de coronavirus ha alterado los planes políticos de los principales líderes del mundo. Esta semana, el gobierno de Rusia decidió posponer el plebiscito sobre la reforma constitucional previsto para el próximo 22 de abril, debido a la situación sanitaria. De ganar la votación, el presidente Vladimir Putin quedaba habilitado para gobernar hasta 2036.

El plebiscito para la re-reelección de Putin, pospuesto

En un mensaje televisado, el propio mandatario informó acerca de la postergación de los comicios. “Rusia por su ubicación geográfica, no queda aislada de la amenaza”, señaló. “Hay países ya muy afectados por el COVID-19 cerca de nuestras fronteras, y por ello es objetivamente imposible bloquear completamente el ingreso del virus en nuestro país“, reconoció Putin.

Por ese motivo, aseguró que la consulta popular no se realizará en la fecha prevista. “La salud, la vida y la seguridad de nuestros habitantes es una prioridad absoluta para nosotros”, expresó. Hasta los últimos días, el presidente ruso había insistido con la realización de los comicios, pero el avance del coronavirus lo obligó a cancelarlos. No obstante, continuarán las preparaciones para el acto masivo del 9 de mayo próximo, cuando se cumplan 75 años de la liberación de Berlín por parte del Ejército Rojo.

650 casos de coronavirus en Rusia

“Resulta necesario prevenir la amenaza de la rápida propagación de la enfermedad”, indicó Putin. Hasta el momento, Rusia tiene 650 casos de COVID-19 y 2 fallecidos, aunque sus 150 millones de habitantes generan temor sobre las consecuencias que podría provocar una expansión del coronavirus. Por ese motivo, el mandatario dispuso de una semana de vacaciones pagas para toda la población, instando a los habitantes a no salir de sus casas.

Por ahora, Putin se ha resistido a implementar una cuarentena total. Sin embargo, el alcalde de Moscú y aliado del presidente, Serguéi Sobianin, decretó la suspensión de las clases en la ciudad. Además, ordenó el cierre de teatros, cines y museos. También prohibió las reuniones con más de 50 personas.

Compartir en: