Kyrgios se descontroló y recibió una fuerte multa

ESTADOS UNIDOS, Cincinnati.- El tenis es un deporte que se destaca por la caballerosidad y la diplomacia, pero el raqueta australiano Nick Kyrgios es todo lo contrario: es un deportista que en todo momento está en la búsqueda de la polémica y de las situaciones que trasciendan lo deportivo. Recientemente, en el Masters 1000 de Cincinnati, protagonizó un nuevo y bochornoso episodio que le costó una severa multa por parte de la organización de la ATP.

La incomoda situación se vivió en el encuentro entre el australiano y el ruso Karen Khachanov, quien terminó llevándose el encuentro en tres sets (7-6; 6-7 y 2-6). En medio del partido, el tenista oceánico comenzó a discutir con el juez de silla, Fergus Murphy, a quien insultó y lanzó improperios. Khachanov trató de interceder, pero Kyrgios se descontroló, ya era demasiado tarde y su «show» había comenzado, una vez más.

«Kyrgios tiene un gran talento, pero a veces la cabeza no está en el lugar correcto», dijo su rival de la noche del miércoles 14 de agosto, según reseñó el portal Tennis World Es. Mismas palabras que dijo Rafael Nadal hace un mes aproximadamente, cuando el australiano y el español se enfrentaron en Wimbledon. En ese encuentro Kyrgios le pegó la pelota directamente al cuerpo de Nadal, el mallorquín se molestó, pero guardó la compostura y continuó jugando. Al final ganó y en la conferencia de prensa manifestó su desacuerdo con las actitudes del polémico deportista.

En un momento de la noche de Cincinnati, en pleno ida y vuelta entre el tenista y el juez, el jugador pidió permiso para ir al baño, las cámaras lo captaron en el pasillo, en donde descargó toda su furia en contra de dos raquetas, regresó a la superficie de juego con las herramientas de juego destrozadas y las lanzó de manera altanera en contra del banco de descanso. Al finalizar el partido Kyrgios escupió cuando ambos tenistas iban caminando hacia el tradicional saludo al árbitro, el australiano se fue sin estrechar la mano de Murphy.

Ante estas inapropiadas conductas, la ATP multó al tenista con 113 mil dólares por conducta antideportiva, además encaminó una investigación para determinar que ocurrió después de lo que se vio en la transmisión de televisión. El jugador ya fue expulsado en una oportunidad del Abierto de Italia por lanzar una silla, también lo botaron del Masters de Shangai por insultar a un grupo de aficionados. En los próximos días el comité disciplinario determinará si la sanción económica irá acompañada de un castigo deportivo.