Con una emotiva carta María Sharapova le dijo adiós al tenis

La rusa de 32 años, María Sharapova decidió ponerle fin a su carrera como tenista profesional.

ESTADOS UNIDOS, Miami.- Una sanción por dopaje en el 2016 y un cúmulo de lesiones tras su regreso, concluyeron en lo que se suponía que iba a terminar pasando: María Sharapova decidió ponerle fin a su carrera profesional. Lo hizo con una emotiva carta que publicó a través de sus redes sociales, la acompañó con una fotografía de cuando era niña y daba sus primeros pasos en el deporte blanco.

“¿Cómo dejar atrás la única vida que has conocido? ¿Cómo alejarte de las canchas en las que has entrenado desde que eras una niña, el juego que amas, ese que te hizo llorar de manera indescriptible? ¿Cómo decir adiós a un deporte donde encontraste una familia, unos fans que estuvieron a tu lado durante 28 años? Soy nueva en esto así que, por favor, perdoname. Tenis, me estoy despidiendo de ti”, escribió la rusa, que a sus 32 años decide dar un paso al costado.

Durante su extensa carrera fue considerada como una de las mejores tenistas del circuito. En su vitrina atesora cinco Grand Slams y la medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En el 2016 recibió una dura sanción de dos años por dopaje, que luego fue apelada y rebajada a 15 meses. Cuando volvió a jugar, a mediados del 2017, las lesiones fueron más regulares que su tiempo en cancha. Se le hizo cuesta arriba volver a tomar el ritmo de juego.

Una carrera de 36 títulos para Sharapova

“Jamás en mi vida llegué a pensar que sería capaz de ganar en los escenarios más grandes de este deporte, y en todas las superficies. Ni en mis sueños más salvajes lo pude llegar a imaginar”, dijo la rusa en referencia a sus 36 títulos conseguidos en su fructífera carrera. Sharapova ganó su primer Grand Slam en el 2004, cuando solo tenía 17 años y venció en la final a Serena Williams.

“Mi ventaja nunca fue sentirme superior a otras jugadoras, todo lo contrario. Se trataba de sentirme continuamente cayendo por un acantilado, una sensación que me hacía volver a la cancha constantemente para descubrir cómo seguir escalando. Fueron las pistas más importantes las que revelaron mi esencia. Una de mis claves, sobre todo, fue nunca mirar atrás y nunca mirar hacia delante”, rezó parte de la carta de despedida de la tenista rusa.

“El tenis me ha dado la vida y lo extrañaré todos los días. Echaré de menos cada entrenamiento, mi rutina diaria, atarme el zapato izquierdo antes que el derecho, cerrar la puerta de la cancha antes de golpear mi primera bola, extrañaré a mis entrenadores, los momentos con mi padre, los apretones de manos en la red y todas aquellas rivales que me hicieron ser mejor. El tenis ha sido como una montaña llena de valles y desvíos, pero con unas vistas increíbles desde arriba, desde la cima. Después de 28 años y cinco títulos de Grand Slam, estoy lista para escalar otra montaña, para competir en un terreno diferente”, finalizó Sharapova en su emotiva carta.

Compartir en: