Desciende en 58 % flujo migratorio de México a EEUU

Durante conferencia de prensa, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, expresó su satisfacción por el avance en las conversaciones con el gobierno de Estados Unidos referentes a las nuevas políticas migratorias aplicadas desde el mes de junio.

“Puedo informarle al pueblo de México que son buenas las relaciones con Estados Unidos. No hay diferencias de fondo, ninguna discrepancia, nada que pueda llevar a que se apliquen medidas que afecten la economía y el desarrollo de nuestro país”, aseguró López Obrador, al tiempo que se refirió a la posibilidad de que el Congreso estadounidense apruebe un tratado de libre comercio que favorezca a ambas naciones.

A la par, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Luis Ebrard Casaubón, ofreció cifras sobre el flujo migratorio entre ambas naciones desde que se tomaron nuevas acciones bilaterales el pasado 7 de junio y resaltó un descenso de más del 58 por ciento en la migración de mexicanos hacia territorio estadounidense.   

Calificó como importante el declive en el número de migrantes mexicanos, en comparación con el incremento de más del 300 por ciento que se registró hasta junio de este año. “La estrategia migratoria de México ha sido exitosa, está centrada en el combate a las redes de tráfico de personas, se han mejorado los servicios de inteligencia y las tareas de la Guardia Nacional se han llevado a cabo en respeto de los derechos humanos”, señaló el vocero.

Esta semana se llevó a cabo un encuentro entre ambos país, en el que participó el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, el secretario de Estado, Mike Pompeo, así como representantes de relaciones exteriores y comunicación. Durante la reunión se pudieron conocer números como el promedio histórico del flujo migratorio de México hacia USA entre 2014 y 2019, el cual asciende a 23.157 personas, principalmente de Centroamérica.

“Habrá una visita de la delegación mexicana a Washington en octubre y una reunión con Guatemala, Honduras y El Salvador”, indicó el secretario de Relaciones Exteriores sobre los pasos a seguir en esta agenda. Agregó que el gobierno mexicano trabaja para crear empleos en los países centroamericanos.

Por otra parte, el representante mexicano hizo hincapié en la necesidad de frenar el tráfico de armas en la frontera. Aseguró que, en los casos de delitos por armas de fuego en México, el 70 por ciento están relacionados con compras en los Estados Unidos. Situación que consideró preocupante y uno de sus principales objetivos en el tema fronterizo.

“México puso sobre la mesa que el control de tráfico de armas en la frontera tiene para nosotros el mismo rango de prioridad que para ellos tiene el tema de migración. Se manifestó que el objetivo sería congelar el paso de armas y para eso necesitamos la colaboración del gobierno norteamericano”, acotó.