Sindicalistas marcharon en Ecuador en rechazo al aumento del combustible

Durante la marcha convocada por los trabajadores este miércoles, se observaron grupos de encapuchados que atacaron a policías.
<a href="https://elintranews.com/usa/2019/10/09/sindicalistas-marcharon-en-ecuador-en-rechazo-al-aumento-del-combustible/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-10-09T22:00:01-03:00">octubre 9, 2019</time></a>

Quito, Ecuador.- Ecuador sumó un día más de manifestaciones en sus principales ciudades. Esta vez fue el turno de los principales gremios de sindicalistas que rechazan las reformas laborales aplicadas por el gobierno, quienes se sumaron a las manifestaciones con numerosas marchas.

Hasta la fecha la paralización de las actividades en el país está liderada por indígenas y transportistas en oposición a la eliminación de los subsidios a los combustibles. Por su parte, el vicepresidente Otto Sonnenholzner anunció que capturarán y deportarán a los extranjeros que participen en las protestas.

Durante la marcha convocada por los trabajadores este miércoles, se observaron grupos de encapuchados que atacaron a policías. Mientras tanto los indígenas marchaban pacíficamente en centro histórico capitalino, informó la agencia de noticias AP, a través de una nota publicada en su página web.

Entre tanto, el vicepresidente ecuatoriano informó que durante las protestas han observado “a un número importante de ciudadanos extranjeros, que en sus testimonios declaran cómo están recibiendo dinero entre 40 y 50 dólares por asistir a esa manifestación… vamos a llegar a los responsables, a muchos los tenemos identificados y otros (están) apresados”.

En medio del conflicto, la presidenta de la Cruz Roja, Victoria Albán, anunció la suspensión de sus actividades por “la falta de garantías que existe y la continua agresión de la que hemos sido objeto. Además de ello, debemos tomar en cuenta el irregular abastecimiento de sangre”.

Cambios

Entre las medidas que despertaron el rechazo del colectivo se encuentra la racionalización de los costos de despidos, permitir la contratación por horas o tiempo parcial y establecer salarios mínimos para jóvenes y jornaleros agrícolas, entre otros.

La Presidencia de la Nación, además, eliminó un subsidio a los combustibles por mil 300 millones de dólares. De esta manera el precio de la gasolina pasó de 1.85 dólares el galón a 2.39, y el diésel de 1.03 a 2.30 dólares. Situación que generó descontento en el gremio de transportistas.