Reabren puente fronterizo EEUU-México

Después de 13 horas, los protestantes levantaron el bloqueo y las autoridades estadounidenses reabrieron el paso, por el que transita un 80 por ciento del tráfico peatonal entre Brownsville y Matamoros
<a href="https://elintranews.com/usa/2019/10/11/reabren-puente-fronterizo-eeuu-mexico/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-10-11T00:07:56-03:00">octubre 11, 2019</time></a>

Matamoros, México.- Durante más de 12 horas estuvo cerrado el paso en los puentes internacionales que conectan a México con Estados Unidos, debido a que centenares de migrantes se concentraron en el lugar para espera que fueran procesadas sus solicitudes de asilo.

Según reseña la agencia de noticias AP, casi un millar de migrantes acampan desde hace casi dos meses cerca de la frontera; sin embargo, un grupo de ellos, cansado de la lentitud de los trámites, la desinformación y las malas condiciones en las que viven, decidió ocupar el puente desde la madrugada del jueves.

Por su parte, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés) anunció que el tránsito en el puente “estuvo temporalmente detenido alrededor de la 1:30 de la madrugada después de que un grupo de entre 250 y 300 migrantes sin documentos de entrada” bloqueó la mitad del puente.

No obstante, en horas de la tarde y después de 13 horas, los protestantes levantaron el bloqueo y las autoridades estadounidenses reabrieron el paso, por el que transita un 80 por ciento del tráfico peatonal entre Brownsville y Matamoros, indicaron fuentes oficiales.

Descontento

Los migrantes manifestaron su descontento por la falta de información y aseguraron que estaban cansados de esperar para hacer su petición inicial de asilo en la frontera con Estados Unidos. Ernesto Banegas, un albañil hondureño de 51 años, dijo que la manifestación inició luego de que circularan rumores0 de que se les podría permitir la entrada a Estados Unidos.

 “No queremos obstaculizar el tránsito, sólo que alguien hable con nosotros y esta era la única forma de intentarlo”, dijo Banegas, quien huyó de su país después de que secuestraran a su hijo de 5 años. Mientras que Carla Moradel, otra migrante, exclamó “Que nos diga sí o no”, tras dos meses de espera.

La dosificación es una práctica empleada por las autoridades estadounidenses en muchos cruces, mediante la cual aceptan apenas unos cuantos solicitantes por día. La agencia AP encontró alrededor de 19 mil nombres en las listas de espera de cuatro ciudades fronterizas visitadas a finales de julio.