Trump anunció aranceles al acero de Brasil y Argentina

Trump también solicitó a la Reserva Federal estadounidense tomar medidas para evitar que otros países devalúen sus monedas.
<a href="https://elintranews.com/usa/2019/12/02/trump-anuncio-aranceles-al-acero-de-brasil-y-argentina/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-02T18:33:43-03:00">diciembre 2, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-02T18:33:45-03:00">diciembre 2, 2019</time></a>

Washington, EE.UU.- El presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció, este lunes, la imposición de aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio de Argentina y Brasil, tras acusar a ambos países de afectar a los agricultores estadounidenses por manipular sus monedas.

Asimismo, Trump también solicitó a la Reserva Federal estadounidense tomar medidas para evitar que otros países devalúen sus monedas. Ante esta situación, las empresas han retardado sus inversiones, lo que afecta directamente al crecimiento económico, reseñó la agencia de noticias AP.

La medida aplicada por el mandatario estadounidense representa un acto de represalia, tal como ha sucedido anteriormente con otras naciones. Los inversores se encuentran en incertidumbre, puesto que no saben si los acuerdos que Trump alcance con otros países durarán o qué naciones o productos atacará próximamente.

Antes de viajar a una conferencia de la OTAN en Londres, el presidente norteamericano tuiteó que “Brasil y Argentina han presidido una enorme devaluación de sus monedas, lo que no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, con efecto inmediato, reimpondré los aranceles sobre todo el acero y aluminio que sea enviado a Estados Unidos por parte de esos países”.

Vale resaltar que ambos Estados estaban entre los aliados de Estados Unidos a los que el gobierno de Trump no impuso impuestos a las importaciones de acero y aluminio en marzo de 2018. Esta nueva amenaza es otro ejemplo de su volátil enfoque en política comercial.

Crisis

La realidad argentina es dura. Actualmente atraviesa una crisis económica con una inflación en aumento, endeudamiento, pobreza generalizada y una moneda que se ha devaluado bajo el mandato del presidente Mauricio Macri, quien asumió el cargo en 2015 con promesas de convertirse en la segunda economía más grande de Sudamérica.

Mientras que Brasil enfrenta una tasa de desempleo de dos dígitos y su economía se dirige a registrar por tercer año consecutivo un crecimiento del 1 por ciento, después de dos años de una grave recesión. Ambos países han aprovechado la guerra comercial de Estados Unidos con China, beneficiándose de los aranceles de Beijing a los productos agrícolas estadounidenses para exportar más al país asiático.