La Marina de EE.UU. firma un histórico contrato para la construcción de submarinos

@defense_news · 26 nov. 2018

El Pentágono destinará 22,2 mil millones de dólares para adquirir buques submarinos de ataque.
<a href="https://elintranews.com/usa/2019/12/03/la-marina-de-ee-uu-firma-un-historico-contrato-para-la-construccion-de-submarinos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-03T13:40:02-03:00">diciembre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-03T13:40:03-03:00">diciembre 3, 2019</time></a>

ESTADOS UNIDOS, Washington D.C.-. El Pentágono anunció este lunes 2 de diciembre una millonaria compra para la Marina de Estados Unidos. El cuerpo militar firmó un contrato por 22,2 mil millones de dólares con una firma estadounidense para la construcción de submarinos de ataque, en la que representa la mayor inversión en el rubro en la historia.

Se trata de 9 sumergibles “Block V de clase Virginia” que serán desarrollados por la empresa General Dynamics Electric Boat, subsidiaria del grupo estadounidense General Dynamics. 8 de los 9 buques a construir contarán con la posibilidad de sumar una sección extra de 25,6 metros de largo, denominada VPM (Virginia Payload Module).

La misma permitirá alojar mayor cantidad de misiles especiales y cuenta además con cuatro lanzadores para poder expulsarlos, lo que muestra la envergadura de los buques. Además, los barcos tendrán mejoras en sus sistemas acústicos y un revestimiento en su casco, orientado también a poder aumentar el sigilo en el que estas embarcaciones de guerra se mueven.

Sumado a ello, los submarinos también contarán con mejoras en su sala de máquinas y radares ultrasónicos más modernos. De toda la serie de los nuevos barcos, el Block V SSN 802 será el único que no posea la sección VPM, tomando distancia de los ocho restantes. El contrato firmado por la Marina, además, supone la posibilidad de la creación de un décimo buque.

Semanas atrás, este sector militar estadounidense realizó una prueba de un nuevo misil, con el que pretende desafiar el poderío chino en los mares. Como informó El Intransigente América, se trata de un misil de ataque naval (NSM) lanzado desde el portaaviones USS Gabrielle Giffords, el cual es complejo de ser detectado por los radares y que tiene margen para maniobrar y eludir a las defensas rivales.