Solicitantes de asilo en EE.UU. corren riesgo al volver a México

Los solicitantes aseguraron no tener aún idea de cómo reunir dinero para salir de Nogales, en el estado mexicano de Sonora e intentaban dilucidar cómo viajarán unos 560 kilómetros para asistir a sus audiencias en una corte.

Nogales, México.- Con la ampliación del programa de “Permanencia en México” a la ciudad mexicana de Nogales, limítrofe con Arizona, realizada este jueves por el gobierno de Estados Unidos, un grupo de 30 migrantes principalmente centroamericanos fue regresado ese día y unos 45 el viernes.

Los solicitantes aseguraron no tener aún idea de cómo reunir dinero para salir de Nogales, en el estado mexicano de Sonora e intentaban dilucidar cómo viajarán unos 560 kilómetros para asistir a sus audiencias en una corte, cómo sobrevivir durante meses en esta ciudad fronteriza o cómo regresar a sus países.

Vale destacar que hasta el mes de noviembre el gobierno estadounidense había devuelto a México a unos 56 mil aspirantes de asilo, para que esperaran la resolución de sus casos, difundió la Transactional Records Access Clearinghouse, de la Universidad de Syracuse.

La medida que obliga a los solicitantes a esperar en las ciudades fronterizas mexicanas, muchas de las cuales están azotadas por la delincuencia, tiene como propósito desalentar a los migrantes. Anteriormente, muchas de estas personas eran puestas en libertad con brazaletes electrónicos para que esperaran la conclusión de sus casos en territorio norteamericano.

Riesgos

Recientemente Nogales se convirtió en la séptima ciudad fronteriza incluida en el programa. Los centroamericanos regresados el jueves tenían audiencias programadas para finales de marzo en El Paso, Texas, a cientos de kilómetros hacia el este. Vale destacar que en otras zonas hay tribunales al otro lado de la frontera, o que por lo menos se ubican a mucha menor distancia.

Por su parte, la organización independiente Human Rights First publicó en diciembre un informe en el que contabilizó al menos 636 denuncias ante la autoridad de actos de violencia contra solicitantes de asilo regresados a México, que incluyen violación, secuestro y tortura. El grupo destacó que número muestra un preocupante incremento sobre los 343 casos de octubre.

Mientras que el jueves, el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense, Chad Wolf, indicó que el programa Protocolo de Protección a Migrantes ha sido “un instrumento extremadamente efectivo”. “Confío en la continua eficacia del programa para la adjudicación de casos meritorios con rapidez e impedir solicitudes fraudulentas”, agregó Wolf.

Compartir en: