Advierten posible interferencia rusa para favorecer a Donald Trump

Según los informes, se sugiere que muchas de las tácticas utilizadas durante las elecciones de 2016 podrían volver a emplearse.

ESTADOS UNIDOS, Nueva York.- Rusia podría estar interfiriendo desde ahora en la campaña 2020 para ayudar al presidente Donald Trump a la reelección. La información fue divulgada la semana pasada al Comité bipartidista de Inteligencia de la Cámara, en una breve sesión informativa.

Ese resumen, tal y como se informó en artículos publicados por los diarios The Washington Post y The New York Times, se sugiere que muchas de las tácticas utilizadas en 2016 podrían emplearse en los próximos meses. Eso podría incluir el uso de campañas de trolls contra los rivales en las elecciones y los intentos de piratería selectiva.

Según los reportajes, el informe del 13 de febrero de los principales funcionarios de seguridad electoral de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (DNI) al Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, incitó a Trump a reprender al ahora ex DNI interino Joseph Maguire, acusándolo de deslealtad por permitir la reunión informativa.

Viejos trucos

Según los informes, Trump temía que los demócratas usaran la información de inteligencia en su contra. En este caso, se menciona la preocupación con el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, uno de los demócratas que dirigió la investigación de juicio político en su contra.

Ninguna de las publicaciones describe alguna técnica de inteligencia específica. Sin embargo, se explica que ya ha habido algunos signos públicos de intromisión electoral vinculada a Rusia. Este febrero, Facebook ha eliminado docenas de cuentas que estarían involucradas en campañas de propaganda, incluidas algunas atribuidas a Rusia.

En enero, un ataque de phishing contra la compañía de gas natural ucraniana vinculada a Biden, Burisma, también fue atribuido a Rusia. Esto podría constituir una posible repetición del ataque al servidor DNC de 2016, aunque la evidencia de la atribución sea tenue.

Compartir en: