OPS: América Latina debe estar preparada para el coronavirus

La Organización Panamericana de la Salud (OPS )recomendó a los países de América Latina intensificar sus planes de preparación y respuesta a la enfermedad.

Ante la aparición de un caso de coronavirus en Brasil, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, recomendó a los países de América Latina intensificar sus planes de preparación y respuesta a la enfermedad.

Como se recordará, el Ministerio de Salud de Brasil confirmó, este miércoles, el primer caso de COVID-19 en el país. Se trató de un hombre de 61 años que recientemente regresó de viajar a Italia, donde se ha producido un brote del virus desde la semana pasada, según reseñó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su página web.

Las autoridades brasileñas informaron que están tomando medidas para prevenir una mayor propagación de la enfermedad, incluida una investigación cuidadosa de toda la información relevante y el seguimiento de cualquier persona que pueda haber estado en contacto con el paciente.

Prevención en América Latina

“Los países de las Américas se han estado preparando, por varias semanas, para la posible importación de casos de COVID-19. Existen medidas para detectar, diagnosticar y atender a los pacientes con la enfermedad”, expresó la doctora Etienne.

Asimismo, destacó que “poner un fuerte énfasis en detener la transmisión sigue siendo un objetivo importante al tiempo que reconocemos que la situación puede variar de un país a otro y puede requerir respuestas específicas”. Vale destacar que hasta el momento el coronavirus ya ha afectado a 81.109 personas en 38 países del mundo, 78.191 de ellas en China.

“Una respuesta multisectorial para garantizar el fortalecimiento de la vigilancia, la preparación de los servicios de salud, la prevención de la propagación, y el mantenimiento de los servicios esenciales, son todas intervenciones clave para enlentecer la transmisión y salvar vidas. Los países de las Américas ya han estado trabajando en estas áreas desde 2009 como parte de sus planes de influenza, apuntó Etienne.

Según la Organización, en el caso de un brote de COVID-19 en América Latina y el Caribe el impacto en los servicios de salud podría ser significativo, con la posibilidad de que los hospitales se vean sobrecargados, incluida una gran demanda de servicios hospitalarios especializados, como cuidados intensivos.

Compartir en: