Tennessee se encuentra en estado de emergencia tras paso de tornados

El presidente de Estados Unidos Donald Trump expresó a través de su cuenta en Twitter: “¡USA está con las personas de Tennessee 100%, para lo que necesiten!”

Tennessee, EE.UU.- El gobernador de Tennessee, Bill Lee, declaró estado de emergencia luego del paso de potentes tornados por la zona; además, envió a la Guardia Nacional para ayudar en las tareas de búsqueda y rescate de las víctimas.

El funcionario también ordenó que las banderas en edificios oficiales ondeen a media asta hasta el viernes en memoria de las víctimas. Y el presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien planea visitar la zona devastada el viernes, expresó a través de su cuenta en Twitter: “¡USA está con las personas de Tennessee 100%, para lo que necesiten!”. Así lo publicó la agencia de noticias AP en su página web.

Entre tanto, funcionarios de emergencias en el estado informaron que los tornados dejaron 24 muertos y al menos 21 desaparecidos. Asimismo, la policía acordonó partes del condado Putnam e impuso un toque de queda de 8 de la noche a las 8 de la mañana mientras continuaba la búsqueda el miércoles.  

De acuerdo con las informaciones emitidas por las autoridades, en el condado Putnam, unos 130 kilómetros al este de Nashville, al menos 18 personas murieron, incluyendo cinco menores. Los entes de rescate señalaron que hay 88 heridos.

Destrozos

Este martes, los habitantes de Nashville y de partes del condado de Putnam se despertaron con sirenas que les avisaron sobre el peligro de tornados. Sin embargo, en la comunidad de Double Springs, en lo profundo del Tennessee rural, no existe ese sistema. “Si los teléfonos no tuviesen la llamada de emergencias, no habría sido bueno”, señaló Dyer.

Los torbellinos que azotaron Tennessee durante la medianoche del martes, arrancaron fachadas de ladrillo, doblaron postes de metal y destrozaron más de 140 construcciones, dejando personas sepultadas bajo los escombros. Vecinos como Brooke Dyer, 34 años, se refugiaron en el sótano de sus casas.

Cuando salió el sol el martes, los habitantes de las zonas afectadas emergieron de sus refugios y encontraron paredes derrumbadas y enseres desparramados por el suelo.  “Gracias a Dios que tuvimos tiempo de bajar al sótano o probablemente no estaríamos aquí”, dijo Dyer.

Compartir en: